Portugal recibe a la 'troika' con la mejor subasta desde que fue rescatada

  • El Tesoro luso colocó la totalidad de su emisión, 3.000 millones de euros, el mayor montante emitido desde el rescate.

Portugal recibió este miércoles a los técnicos de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el mejor resultado en una emisión de deuda pública desde que solicitara ayuda financiera, en abril del año pasado. Los analistas de la troika -compuesta por la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE)- comenzaron en Lisboa su análisis trimestral sobre el progreso en los ajustes y reformas a los que se comprometió Lisboa para obtener el préstamo de 78.000 millones de euros concedido en mayo por los tres organismos.

Los técnicos estarán en Lisboa varias semanas y del resultado de su examen depende que Portugal siga recibiendo sus fondos. Entretanto, pese a la decisión de la agencia Moody's de recortar el lunes la nota lusa (de Ba2 a Ba3 dentro de niveles considerados como bono basura) y de la rebaja de Standard & Poor's a los principales bancos lusos, Portugal consiguió vender más deuda y a menor precio.

La demanda superó ampliamente la oferta y el Tesoro luso colocó la totalidad de su emisión, 3.000 millones de euros, el mayor montante emitido desde la petición de rescate. Especialmente significativa fue la línea de deuda con vencimiento a un año, en la que los inversores exigieron una rentabilidad del 4,94 por ciento para comprar 1.500 millones de euros, un punto menos que en la última ocasión, en abril del año pasado, el mismo día que Lisboa anunció que debía pedir ayuda financiera.

En el plazo de seis meses, Lisboa colocó 1.200 millones de euros con una penalización del 4,33%, una décima menos que hace quince días, y a tres meses vendió otros 300 millones de euros con un interés del 3,84%, la menor tasa en todas las subastas realizadas desde marzo de 2011. Portugal ha ido rebajando los intereses en sus sucesivas emisiones de deuda pública de este año, y los analistas lo relacionan con la "barra libre de liquidez" facilitada por el BCE a las entidades financieras del continente.

Parte de estos fondos se dirige a la compra de deuda soberana de países como Portugal, España o Italia, lo que ha repercutido en un alivio sustancial de la presión de los mercados. Incluso en el mercado secundario, donde se compran y venden los títulos adquiridos originalmente en subastas públicas, la deuda lusa a diez años -utilizada como referencia- cotizaba en torno al 12 %, cuando hace apenas dos semanas lo hacía por encima del 17%.

Las buenas noticias para Portugal llegan en un momento difícil para su economía. El martes se confirmó que en 2011 el PIB se redujo un 1,5% y la previsión oficial es que este año la caída sea del 3%. Además, agencias de calificación, analistas e inversores dudan de que el país pueda regresar al mercado para emitir deuda a largo plazo a partir de septiembre de 2013 como está previsto, aunque el Gobierno luso se declara convencido de que cumplirá ese compromiso.

Fuentes de la troika en Lisboa aseguran que no contemplan una hipotética renegociación de la deuda portuguesa, lo que supondría la concesión de un nuevo paquete de ayuda, y restan importancia a la presión del mercado secundario. Según estas fuentes, una de las principales diferencias entre Portugal y Grecia es el consenso político luso, que contrasta con la inestabilidad del país heleno.

Pero al mismo tiempo entre los técnicos internacionales hay preocupación por las restricciones de crédito a la financiación de la economía lusa, considerada clave para recuperar el crecimiento. En los próximos días, los expertos de la troika analizarán no solo la economía, sino también la aplicación de las reformas estructurales a las que se comprometió Portugal, entre ellas las relacionadas con vivienda, justicia, transportes y trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios