Portugal vuelve a estar en el punto de mira de los mercados

  • Sus intereses se disparan y, de no bajar la rentabilidad, podría volver a pedir ayuda externa

El relativo respiro que dieron los mercados a Portugal durante los últimos días de 2011 y los primeros de 2012 ha dado paso a una presión asfixiante sobre el país, cuyos intereses se han desbocado. Sus títulos a 10 años alcanzaron ayer una rentabilidad del 17%, más del doble que en enero de 2011, cuando se comenzó a especular con su rescate.

La subida de sus intereses dejó la deuda lusa a niveles muy similares a los de Grecia hace cinco meses y disparó el diferencial con Alemania. A cinco y dos años, las obligaciones portuguesas cotizaron por encima del 22% y el 21%, respectivamente. De no bajar esta rentabilidad, el país no podría regresar al mercado para financiarse, lo que le obligaría, según los analistas, a pedir otra vez ayuda externa, ya que el rescate acordado en mayo de 2011cubre sus necesidades a largo plazo sólo hasta 2013.

En cuanto a los motivos que llevan a los mercados a presionar con más fuerza a Portugal, el director de gestión de activos del Banco Carregosa, Felipe Silva, cita dos. Por un lado, el recorte de S&P a su rating y, por otro, los problemas de la UE para atajar la crisis griega. Pero también destaca el empeoramiento de sus previsiones económicas, que sitúan este año la recesión en el 3,1% y estiman un crecimiento casi nulo para 2013.

El Gobierno luso ve con incredulidad que su programa de ajustes, más duro que el pactado con la UE y el FMI, no convence a los mercados e insiste en que cumplirá. Las opciones lusas para mejorar su imagen entre los inversores no están claras, y Silva considera necesarias las medidas de ajuste, que estén centradas en la austeridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios