Prohibido esperar a que escampe

  • Un encuentro empresarial anima al cambio para afrontar el nuevo ciclo

Los tiempos del boom ya pasaron: no volverán. Ésta es la lapidaria idea que ayer expuso en Sevilla Francisco Trullenque, responsable del área de Dirección Estratégica del Instituto de Empresa (IE), en el Foro de Empresas Sobresalientes, organizado en Sevilla por el BBVA y el IE.

Lo ejemplifica con una metáfora. La evolución de los últimos años ha sido como una gran ola. Las empresas subían a una tabla de surf y se dejaban llevar por la corriente. Era una fase en la que "el crecimiento era la hipótesis de partida" y éxito "estaba garantizado"; una época de "dispersión oportunista" en la que muchos industriales "dejaron de invertir en I+D y expansión internacional y dedicaron sus recursos a la promoción inmobiliaria".

Ahora es tiempo de tormenta y el futuro inmediato, según Trullenque, será un río turbulento con trampas. Dejarse llevar no bastará. "Si yo fuese vosotros no esperaría a que amainara la tempestad", dice. Y avisa: "Que acabe habiendo crecimiento no significa que las reglas vayan a ser las mismas; habrá ganadores y perdedores, y, por tanto, no sobreviviremos todos".

¿Cuáles serán esas reglas? Lo primero: más globalización. No bastará con estar en el mundo. "Cuando las empresas me dicen que son internacionales, yo les pregunto, ¿cuánta gente rara tienes en tu dirección? Seremos globales cuando haya gente muy rara en nuestra empresa tomando decisiones". España cuenta con un hándicap, según Trullenque: se ha centrado en lo local en los últimos años "porque había muchas oportunidades". Ya no.

Más consejos (y advertencias): "En el tema de la estrategia empresarial no valdrá copiar; sólo ser diferente"; "cada vez se van a perdonar menos errores; lo cual no quiere decir que no se comentan, lo que no hay que hacerlo es de forma irresponsable"; "ya no puede haber planes estratégicos a tres años, deben estar sujetos al cambio"; "el éxito del pasado no garantiza el futuro"; "las empresas deben enfocarse a lo que saben hacer, los conglomerados no funcionan; tenemos que tener claro en qué somos buenos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios