Encuentro Rajoy-Sarkozy

Rajoy no ve más subidas de impuestos, pero advierte: "Nada es para siempre"

  • Sarkozy, tras reunirse con el presidente español, aplaude las medidas que ha tomado y pide "sangre fría" ante las decisiones de las agencias de 'rating'.

Comentarios 37

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha considerado que su Ejecutivo ya ha subido "suficientemente los impuestos" y que se pude seguir reduciendo el déficit público sin dar nuevos pasos en ese sentido, aunque ha sido cauto porque, ha dicho, "en la vida nada es para siempre". Rajoy ha respondido así en la rueda de prensa que ha ofrecido junto al presidente francés, Nicolas Sarkozy, al ser preguntado por la posibilidad de que en los próximos Presupuestos Generales del Estado se incluya un nuevo incremento impositivo.

"Creo que ya hemos subido suficientemente los impuestos; ahora, dicho esto le digo que es perfectamente conciliable ir reduciendo el déficit publico con no hacer ninguna subida de impuestos más en los próximos meses; ahora, de la misma manera que le digo eso, también tengo que decirle que en la vida nada es para siempre", ha dicho. Y ha continuado: "Si me dice ahora ¿qué es lo que le gustaría a usted? Bajarlos; no lo veo probable en los próximos meses, pero sí lo veo en el futuro", ha dicho. Según ha apuntado, personalmente le ha costado mucho decidir la subida del IRPF porque no cree "en los impuestos elevados" y está convencido de que "el dinero está siempre mejor en manos de los contribuyentes", pero ha insistido en que en la situación actual no había alternativa.

Sarkozy pide "sangre fría" frente a las decisiones de las agencias de calificación

Por su parte, Sarkozy ha elogiado las "valientes" medidas adoptadas por el Gobierno de Rajoy, quien se ha mostrado convencido de que si la UE actúa con "agilidad y sentido común" y los países miembros hacen sus deberes, la crisis se superará "en no mucho tiempo". Rajoy y Sarkozy han comparecido juntos en rueda de prensa después de mantener una reunión de trabajo en la Moncloa y de asistir al solemne acto en el que el Rey ha impuesto al presidente galo el Toisón de Oro por su colaboración en la lucha contra el terrorismo.

La crisis económica de la zona euro ha sido el eje del encuentro, en el que Rajoy ha ratificado su apuesta por la reducción del déficit público, la reforma laboral, la reestructuración del sistema financiero y el adelgazamiento del sector público.

La decisión de la agencia Standard & Poor's de rebajar la calificación de la deuda de varios países europeos, entre ellos la de España y la de Francia, ha planeado sobre el encuentro y el presidente del Gobierno ha subrayado que tiene las ideas claras y que el camino ya está trazado. En la misma línea, Sarkozy ha apostado por mantener "la sangre fría" y no volverse "locos" por un comentario de una agencia, que no tiene que condicionar las políticas económicas de los países. A su juicio, los socios europeos tienen que concentrase en "reducir el déficit, reducir los gastos y mejorar la competitividad" para recuperar la senda del crecimiento. "Coincidimos en que no basta ni llega con reducir el déficit y con trabajar para la estabilidad presupuestaria, sino que se necesitan plantear reformas para el crecimiento económico de nuestros países", ha subrayado Rajoy.

En este contexto, ha vuelto a reclamar a sindicatos y empresarios un "esfuerzo" para llegar a un acuerdo sobre la reforma laboral, proyecto que el Gobierno ha prometido para el primer trimestre del año y que Rajoy ha garantizado que "se va a hacer pronto". Ha reiterado también su compromiso de presentar "en breves fechas" el plan de reestructuración del sistema financiero, que acarreará nuevas fusiones y que tendrá como objetivo principal que vuelva a fluir el crédito para las empresas y las familias. Rajoy ha respaldado también públicamente la iniciativa que abandera Sarkozy en la UE para implantar una tasa sobre las transacciones financieras y ha abogado por que se acuerden sus detalles con rapidez.

El presidente francés ha valorado ese apoyo y ha garantizado por su parte que apoyará a España para que mantenga un puesto en el comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), una vez que concluya el mandato del actual consejero, José Manuel González-Páramo, el próximo 31 de mayo. Rajoy quiere que España cuente con un papel activo en Europa y que ocupe el lugar que le corresponde por su peso económico, aspiración respaldada por Sarkozy. "Vamos a estar opinando, planteando y ayudando a construir este gigantesco proyecto común que se llama Europa", ha recalcado el jefe del Ejecutivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios