Rescinden un contrato a Astilleros de Sevilla de 42,6 millones

  • Esta cancelación se une a la del pasado viernes que comunicó el armador chipriota Desedo Shipping Limited el cual reclamaba más de 25 millones de euros.

Comentarios 18

El armador Viking Line ha remitido un escrito a Astilleros de Sevilla en el que le comunica la cancelación del contrato de fabricación de un ferry que había de fabricar la industria hispalense, reclamándole además 42,6 millones de euros, un montante en el que se incluyen intereses, según informaron fuentes de la negociación a Europa Press.

Esta cancelación se une a la comunicación del armador chipriota Desedo Shipping Limited que informó a Astilleros de Sevilla el pasado viernes de su intención de cancelar uno de los contratos que mantenía, reclamándole más de 25 millones de euros, en los que incluye varios conceptos, como adelantos, además de los intereses.

En este sentido, Viking Line prevé finalizar con el contrato del ferry que se encontraba en construcción en las instalaciones sevillanas, dando por concluida su relación contractual y reclamando más de 42,6 millones de euros.

Así, las mismas fuentes indicaron que los armadores están respondiendo de este modo ante una situación que "no termina de resolverse" como consecuencia de la "falta de avance" por parte de los Astilleros de Sevilla y Huelva, por lo que se ven obligados a ejecutar este tipo de acciones para "salvaguardar sus intereses".

La cancelación del armador chipriota hace referencia a la nave denominada '008', uno de los dos barcos de apoyo a plataformas petrolíferas que la firma chipriota tenía encargados a Astilleros de Sevilla. Así, dicha acción respondería a la finalización  en unos días de la garantía que tiene el armador con Pymar.

En este marco, las mismas fuentes recordaron que se trata de la primera situación de una "cadena de cancelaciones" que podría llevarse a cabo si Astilleros no acelera la firma de los documentos y la cesión de los derechos políticos del 51 por ciento del accionariado, lo que llevaría al desarrollo de la hoja de ruta y a la puesta en marcha de un nuevo escenario empresarial.

"Todas las partes están confiando en el proceso, pero los tiempos se van agotando. Hay plazos por cumplir y hay armadores que no pueden seguir aguantando la situación de forma indefinida", añadieron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios