Ruiz-Mateos alquilará la planta de Asturiana en Sevilla por cuatro años

  • El propietario de la firma láctea Clesa asumirá a los 67 operarios de la fábrica

La actualidad económica ofreció ayer un flash positivo en medio de los nubarrones que día a día descargan datos y novedades negativas sobre el panorama laboral y empresarial. Clesa, la compañía láctea integrada en el hólding Nueva Rumasa que controla la familia jerezana Ruiz Mateos, ha alcanzado un preacuerdo con Central Lechera Asturiana para alquilar durante cuatro años la fábrica que ésta última posee en Sevilla.

Este pacto inicial fue alcanzado a última hora del jueves y anunciado ayer por los sindicatos UGT y CCOO, mientras que las empresas prefirieron no hacer declaraciones. Su ratificación por parte de empresas y trabajadores se producirá el próximo martes, según fuentes de CCOO consultadas por este diario. Los sindicatos están de acuerdo en un 99% con sus términos.

En concreto, el preacuerdo establece que el alquiler por esos cuatro años (cuyo importe anual no ha sido desvelado) incluye una opción de compra. Además, Clesa mantendrá en plantilla a los 67 operarios de la factoría de producción de yogures y postres. Las mismas fuentes sindicales aseguraron que Clesa aún no les ha informado de qué tipo de productos pretende elaborar en Sevilla.

Asturiana anunció a final de julio pasado su intención de despedir a 165 personas en Andalucía (200 en toda España): los 67 operarios de la fábrica sevillana y, el resto, trabajadores del área comercial distribuidos por todas las provincias de la comunidad. Para estos últimos, se han establecido indemnizaciones de 40 días por año trabajado, ya que el nuevo propietario ya posee personal comercial. En la gestación del preacuerdo han participado las consejerías de Agricultura, Innovación y Empleo.

Clesa, adquirida por Nueva Rumasa a final del año pasado a raíz de la crisis de su matriz, la firma italiana Parmalat, posee 1.200 empleos y cuatro fábricas en España: en Zaragoza, Galicia, Barcelona y Leganés. Comercializa, además de la marca Clesa, las enseñas Cacaolat, Letona y Royne. Su facturación en 2007 ascendió a 300 millones. Este gigante tendrá que verificar ahora la rentabilidad de la planta sevillana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios