Ryanair pierde 25 millones por la cancelación de más de 2.000 vuelos

  • La aerolínea prevé reclutar a 600 pilotos tras el caos por la mala planificación de las vacaciones

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, en una imagen reciente. El consejero delegado de Ryanair, Michael  O'Leary, en una imagen reciente.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, en una imagen reciente. / CARSTEN KOALl / efe

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, dijo ayer que espera reclutar a unos 600 pilotos de aquí a finales de mayo o junio de 2018 para solventar su error de planificación y salvar la crisis que le ha obligado a cancelar 2.100 vuelos durante las próximas semanas, con un coste de 25 millones de euros.

O'Leary, que atendió a los medios tras la celebración de la junta de accionistas de la compañía, aseguró que el plan para reclutar pilotos "ya se ha trazado", aunque admitió que "la mayor preocupación" para la compañía de bajo coste líder en Europa es su base en Dublín, de las 87 con las que cuenta en toda su red, dado que Norwegian tiene abierto allí su proceso de selección para reclutar pilotos ante la inminente apertura de su nueva base en Irlanda.

Ryanair ha ofrecido hasta 12.000 euros y 6.000 euros en bonus a aquellos comandantes y copilotos que trabajen al menos diez días libres, con condiciones.

El consejero delegado de Ryanair asegura que las condiciones contractuales actuales permiten a la compañía anular una semana de las cuatro de vacaciones al año con las que cuentan los pilotos, que sería devuelta en enero. Alrededor de 500 de los 4.200 pilotos tienen previstas sus vacaciones en octubre, por lo que la aerolínea podría pedirles que aplacen su permiso hasta enero.

Durante su intervención ante los accionistas, el ejecutivo pidió disculpas a los inversores y a los 315.000 pasajeros afectados por el "error cometido desde la dirección". O'Leary volvió a justificar que, ante la falta de personal de reserva por un fallo de planificación, la aerolínea se ha visto obligada a cancelar el 2% de su oferta.

"Hay suficientes pilotos para los vuelos, pero no los suficientes para atender a problemas imprevistos y evitar los retrasos", reiteró tras explicar las medidas ofrecidas a los pilotos para trabajar en días libres y salvar la crisis.

La bonificación ha sido rechazada por varios comités de los pilotos, sin afiliación a sindicato reconocido, que recuerdan a la aerolínea que muchos de ellos ya han volado las 800 horas estipuladas y piden mejorar las condiciones contractuales.

Además, la mayoría del colectivo considera que las cantidades ofrecidas no son diferentes a las de un día normal siendo la situación excepcional, según se desprende de una carta dirigida al jefe de Operaciones de Ryanair, Michael Hickey. En la misiva, critican la imprecisión del planteamiento de los bonus y recuerdan a Ryanair que muchos de los pilotos contratados lo son a través de subcontrata y se muestran abiertos al diálogo pero no base por base "siguiendo la técnica divide y vencerás" que se aplica desde la dirección, inciden.

"La compañía se enfrenta a una escasez de pilotos, e incluso si esto es sólo por un corto periodo de tiempo el daño de reputación que podría resultar en los próximos meses podría ser extremadamente duradero, tanto en términos de confianza de los clientes como de los accionistas. Estamos aquí para ayudar, pero la empresa necesita hacer algunas reformas serias en el modelo de empleo", reza la carta.

La Asociación de Pilotos de Aerolíneas Británicas (Balpa, en sus siglas en inglés) afirmó ayer que Ryanair tiene un problema para retener a sus pilotos, pues una vez han realizado suficientes horas pasan a aerolíneas rivales. Por ello, instó a Ryanair a trabajar en este sentido y le ofreció su ayuda. En el último año, la aerolínea ha perdido 700 pilotos, de los que 140 fueron fichados por Norwegian.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios