S&P reprocha a Europa que esté centrada sólo en reducir deuda

  • La agencia cree que hay un 40% de posibilidades de que la Eurozona entre este año en recesión · Merkel pide que se acelere la puesta en marcha del fondo de rescate

Comentarios 1

La agencia de calificación de Standard & Poor's asegura que la economía de la zona euro tiene un 40% de posibilidades de entrar en recesión este año, con una contracción de hasta un 1,5%.

En una conferencia telefónica con inversores y prensa, un portavoz de la agencia advirtió además a los gobiernos europeos que sus políticas estaban demasiado centradas en la reducción de deuda -y no tanto en el crecimiento- y mostró su decepción con el hecho de que el Banco Central Europeo (BCE) no hubiera incrementado sus compras de bonos en el mercado secundario para calmar a los inversores.

Standard & Poor's rebajó el viernes la calificación crediticia de nueve países de la zona euro. En el caso de España recortó la nota de su deuda en dos escalones, desde AA- a A, al tiempo que retiró la valoración AAA, la máxima nota posible, a Francia y Austria. S&P está ahora evaluando cuál será el impacto de estos recortes en las calificación de la deuda del fondo de rescate, y publicará su opinión en breve.

También amenazó ayer con rebajar la nota de Bélgica, que fue uno de los países que se salvó de la rebaja masiva. "Sobre la nota de este país hay perspectivas negativas y hay un tercio de posibilidades de que sea rebajada".

El analista de crédito de la agencia, Moritz Kraemer, argumentó que la cumbre del 9 de diciembre, que se presumía clave para dar una salida a la crisis, no supuso "un punto de inflexión" y aún no existe una "estrategia comprensible" de los líderes europeos. Según S&P, "los excesos fiscales que han podido tener algunos países en el pasado son solo uno, y quizá no el más importante, de los orígenes de la crisis". "Un diagnóstico certero debería tener en cuenta los desequilibrios en materia de competitividad", añadió Kraemer, y es en este punto donde no se ha incidido tanto. Reconoció progresos en Italia y España, pero insuficientes por la mala coyuntura europea.

Los principales países de la zona euro, Francia y Alemania, coincidieron en minimizar la rebaja de la nota a nueve países, pero al mismo tiempo prometieron actuaciones para evitar las consecuencias. La canciller germana, Angela Merkel, recordó por un lado que Standard & Poor's es sólo una agencia más, pero por otro reclamó la puesta en marcha cuanto antes del fondo permanente de rescate y del pacto fiscal como respuesta de Europa. Respecto a lo primero, descartó cualquier cambio, aunque hace una semana dijo que Alemania estaba dispuesta a ampliar su participación. Ahora, los países que han visto rebajada su nota tendrán que lograr más caro el capital que destinen al fondo, lo que podría repercutir negativamente en el mecanismo.

Uno de estos países, Francia, amaneció conmocionada por la pérdida de la triple A, que ya es motivo de disputa política entre los principales partidos a cuatro meses de las elecciones. Su ministro de Economía, Francois Fillon, aseguró que la rebaja era una "noticia esperada" que no debía ser "dramatizada". Pero tampoco "subestimada". Y de hecho se refirió la posibilidad de tomar decisiones "fuertes", como "reducir el coste del trabajo" para relanzar el crecimiento.

La reacción más dura vino de parte de la Comisión Europea. El comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, afirmó que Standard & Poor's (S&P) "no tuvo en cuenta los progresos actuales" en la Eurozona a la hora de rebajar la nota de nueve países del euro. "Mientras las instituciones europeas y los gobiernos están movilizados y empiezan a verse los primeros resultados de los esfuerzos, sigo sorprendido por el momento elegido por S&P".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios