El Santander elevó un 1% su beneficio en 2009, hasta los 8.943 millones

  • Emilio Botín, presidente de la entidad que repartió 4.919 millones en dividendos a pesar de la crisis, confía en que la reordenación del sector financiero se haga "cuanto antes".

Comentarios 17

El grupo Santander registró un beneficio atribuido ordinario de 8.943 millones de euros en 2009, lo que supone un incremento del 1% respecto al ejercicio anterior, al tiempo que la remuneración total para los accionistas alcanzó los 4.919 millones de euros, un 2% más, informó este juevs la entidad, que destacó que el compromiso era ambos importes. El grupo que preside Emilio Botín registró unas plusvalías extraordinarias de 2.587 millones de euros, procedentes de la ampliación de capital y salida a Bolsa de la unidad de Brasil (1.499 millones), el canje de emisiones de deuda (724 millones), y la venta de un 10% del banco marroquí Attijariwafa y otras operaciones menores (364 millones). 

La entidad precisó que la totalidad de estos resultados extraordinarios se ha destinado a reforzar el balance, de forma que las provisiones genéricas de insolvencia se han incrementado en 1.500 millones de euros, las de las provisiones para los inmuebles adquiridos se han elevado en 814 millones y el saneamiento de la participación en Metrovacesa en 269 millones.  La tasa de morosidad del banco se situó en el 3,24%, frente al 2,04% del cierre de 2008, con una tasa de cobertura del 75%. La mora de los negocios en España se colocó en el 3,41%. El banco destacó que el crecimiento de la mora se desaceleró por tercer trimestre consecutivo y la cobertura aumentó dos trimestres seguidos, tras descender continuadamente desde 2006. En opinión de Emilio Botín, los resultados de 2009 son los "mejores de la historia" del banco, si se tiene en cuenta, según dijo, las dificultades del entorno. "Nos hemos situado, por segundo año consecutivo, en el podium de la banca mundial por beneficios y dividendo", subrayó.

Botín espera que la reordenación del sector financiero se haga "cuanto antes"

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, mostró su esperanza en que se actúe "cuanto antes" en la reordenación del sector financiero, que afecta especialmente a las cajas de ahorros. Botín dijo "quiero y espero" que eso sea así, al tiempo que destacó el "importantísimo" papel del Banco de España y el hecho de que "no haya interferencias políticas". La reordenación del sector "va a costar muchos menos de lo que piensan muchos"."Si se hace bien y se hace pronto", matizó durante la rueda de prensa.

Sin embargo, en ese proceso de reestructuración financiera en el que se encuentra España, Botín aseguró que en el Santander "no vamos a cerrar oficinas en nuestro país" y además "espero aumentar la cuota, tanto de depósito como de crédito". Para Botín, las sucursales son el mejor medio para hacer banca comercial y aseguró que no piensan cerrarlas porque "pensamos que es algo importantísimo".

Al respecto y preguntados por el cierre de oficinas de Banesto -entidad que forma parte del grupo- su presidenta, Ana Patricia Botín, que estaba presente entre el público, explicó que la red de sucursales de Banesto es "diferente", ya que cuenta con muchas oficinas pequeñas y en zonas rurales. No obstante, indicó que Banesto mantiene la misma política del Santander, ya que quieren tener presencia mediante las sucursales.

Al respecto del proceso de reestructuración de las cajas y sobre la aprobación por parte de la Comisión Europea del marco general de actuación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Botín valoró su aprobación. Además, señaló que el Fondo proporciona el "marco adecuado para canalizar las eventuales ayudas públicas, que como exige la normativa europea, habrán de venir acompañados de una reducción de capacidad y de garantías sobre la viabilidad de las entidades que hayan de recurrir a estas ayudas y que permita su devolución al Estado".

El presidente del Santander también subrayó que la reestructuración del sistema financiero "resulta esencial para garantizar su fortaleza y competitividad y con ello un suministro del crédito al sistema, que sea fluido y eficaz". Además, abogó por la necesidad de que tanto las distintas administraciones públicas como las instituciones privadas y los agentes económicos y sociales, hagan "un serio esfuerzo para volver, cuanto antes, a un mayor equilibrio financiero que preserve el crédito de España y con él, los diferenciales de la deuda pública"

Para el presidente del Santander, el sistema financiero español es "de los más potentes y fuertes del mundo y de los pocos que no hemos tenido que pedir ayudas". También alabó la actuación del Banco de España, del que dijo ser "uno de los mejores reguladores y supervisores del mundo y que sus normas son de las más estrictas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios