Sevilla registra los segundos mejores datos en paro y ocupación desde 1976

  • El paro cae en 27.400 personas y se crean 33.300 empleos gracias a comercio, hostelería y agricultura

Tras un primer trimestre malo para el mercado laboral, llega el segundo con datos positivos que cabe calificar de históricos. No sería una equivocación decir que el periodo entre abril y junio ha sido el mejor de toda la serie en la provincia de Sevilla, que comienza en 1977. La caída del paro, de 27.400 personas, es la mayor en un segundo trimestre conocida y la segunda mayor de todos los trimestres. Sólo hay consignada una fecha mejor: el cuarto trimestre de 1988, cuando el desempleo se redujo en 28.900 personas. Eso fue hace 27 años.

La tasa de paro, además, baja por primera vez del 30% (29,31%) desde 2011, curiosamente desde una fecha muy simbólica: el cuarto trimestre de ese año, cuando el PP llega al Gobierno.

En cuanto a la ocupación -y tras el revés de los primeros meses del año, cuando se destruyeron 15.300 empleos- Sevilla pega un estirón con 33.300 ocupados más, una cifra que más que dobla lo destruido en el periodo inmediatamente anterior. En este caso, no hay que ir muy lejos para encontrar una cifra mejor. En el último trimestre de 2014 se crearon nada menos que 37.600 empleos. Pero si a partir de ahí retrocedemos no encontramos ya datos mejores. El segundo trimestre es el segundo mejor en cuanto a la ocupación de toda la historia.

Este espectacular segundo trimestre -que, recordemos, corresponde a la temporada alta en Sevilla- ha mejorado ostensiblemente la evolución anual. En un año hay 21.000 parados menos y 46.100 ocupados más, gracias en gran parte al último periodo. El mercado laboral en Sevilla evoluciona, además, a mejor ritmo que en España y Andalucía en términos porcentuales, lo que contrasta con la afiliación y el desempleo registrado, cuyos datos no son tan optimistas.

¿Dónde se ha creado empleo en la provincia en el segundo trimestre? Pues, principalmente, y como era de esperar, en servicios, y especialmente en comercio y hostelería. Más de la mitad de la ocupación generada, 18.000 personas, corresponde a este segmento. Le sigue la agricultura, con 8.100, debido a la generalización de las campañas agrarias; y después están los servicios empresariales, con 4.000 empleos creados, y la industria, con 3.900. Por el contrario, la construcción, con 600 empleados menos, y, especialmente, los servicios públicos, con 5.000 menos -tras crear 3.000 en el primer trimestre- ponen la nota negativa. En el plazo de un año, la imagen es algo diferente. Los servicios siguen dominando la mejora, con 46.100 empleos nuevos, exactamente lo mismo que el global. La agricultura y la construcción mejoran levemente y es la industria la que se comporta peor, con 4.800 empleos destruidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios