Sevilla vuelve a superar los 200.000 parados

  • La afiliación a la Seguridad Social cae en la provincia a la peor cifra desde que comenzó la crisis

El desempleo repunta de nuevo en la provincia de Sevilla. El paro superó en el mes de agosto la psicológica de los 200.000 afectados. Concretamente, un total de 202.479 personas están inscritos en las oficinas de empleo, 3.613 más que en el pasado mes de julio. Sevilla se erige así en la cuarta provincia española donde más aumentó el paro, sólo por detrás de Barcelona -12.692-, Valencia -6.013- y Madrid -5.889-. En comparación con el mes de agosto del año pasado, el número de parados aumentó en Sevilla en más de 16.000 trabajadores, lo que supone un incremento del 8,7%. Por sexos, el paro afectó en mayor medida a las personas con edades comprendidas entre los 25 y 44 años y a las mujeres, que siguen siendo mayoría en las listas del desempleo.

Aunque agosto es tradicionalmente un mal mes para el empleo, ningún sector se salvó de la quema. La mayor subida en términos cuantitativos respecto a julio se produjo en el sector servicios -el que tiene más peso dentro de la economía sevillana-, que aportó 2.481 nuevos desempleados, prácticamente tres de cada cuatro de los nuevos desempleados en la provincia. Sin embargo, el incremento ha sido porcentualmente mayor en el colectivo sin empleo anterior, ya que aumentó un 2,36%.

Estos resultados negativos explican el mal comportamiento de la contratación durante el mes de agosto, periodo en el que se rubricaron un total de 48.983 contratos. Esta cifra supone una disminución del 25,2% respecto al mes anterior, aunque el porcentaje se eleva hasta el 31% en el caso de los contratos a mujeres y al 35% en el caso de los indefinidos, que apenas supusieron un 4% del total. Por edad, el mayor descenso correspondió a los contratos a menores de 25 años y los sectores que más acusaron la caída fueron la agricultura (-30%) y los servicios (-29,5%).

La afiliación a la Seguridad Social encadenó su cuarto mes a la baja, tras el breve alivio que supusieron abril y mayo, en los que el número de cotizantes se situó por encima de los 700.000 afiliados por primera vez en lo que iba de año. Agosto cerró finalmente con una afiliación media de 693.498 personas, la menor desde que empezó la crisis y unos 6.400 menos que en el mes anterior.

El número de beneficiarios de prestaciones de desempleo tiende a estabilizarse ya que en el mes de julio -último mes del que existen estadísticas- tan sólo creció un 0,16%. Uno de los factores que explican esta tendencia es que los trabajadores que llevan más tiempo en el desempleo están agotando sus prestaciones. Pese a que hay casi 20.000 parados más que hace un año, el número de beneficiarios de la prestación contributiva se ha reducido en casi 10.000 personas en los últimos doce meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios