Sindicatos y patronal negocian un alza salarial del 1% para este año

  • La firma del acuerdo se retrasa por las diferencias sobre 2016 y 2017 Los agentes sociales se vuelven a citar la próxima semana

CCOO y UGT y la patronal CEOE y Cepyme coincidieron ayer en afirmar que las negociaciones para sellar un pacto salarial fluyen en la buena dirección y podrían cerrarse la próxima semana, si bien los sindicatos avanzaron que el problema no está tanto en 2015 como en el horizonte de los años 2016 y 2017.

Sindicatos y patronal se volvieron a reunir ayer para limar diferencias sobre salarios, el principal escollo para firmar el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva. Después de que la reunión finalizara antes de lo previsto por problemas de agenda, los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, y los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, se citaron la próxima semana para cerrar unas cifras de alza salarial que ayer no quisieron concretar pero que, según fuentes de la negociación, se sitúan para este año en el entorno del 1 %.

Esta cifra supondría la convergencia de las dos propuestas que se han barajado en estos encuentros, la de la patronal que abogaba por subidas de 0,6 % en 2015 y del 0,8 % en 2016 vinculadas al PIB y la de UGT y CCOO que fijaba el aumento en el 1,5 %.

No obstante, los sindicatos siempre aseguraron que la propuesta de CEOE, recogida en un documento interno remitido a todas sus organizaciones territoriales y sectoriales, nunca ha estado encima de la mesa.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, valoró que haya coincidencia con los empresarios en que los salarios tienen que crecer para favorecer la recuperación y ha asegurado que el dilema se centra en cuánto hay que mejorar y cómo se garantiza esa mejora.

Otro interrogante que despejar es saber cuáles son las referencias más útiles para fijar el alza salarial, si el PIB como quieren los empresarios o el IPC y la productividad, como reclaman los sindicatos. Sobre el hecho de que la negociación se esté alargando en el tiempo y supere con creces los plazos establecidos en un principio, tanto el líder de CCOO como el secretario general de UGT señalaron que "se ha parado el reloj" para que los plazos de la negociación no pasen formalmente.

"El tiempo se ha agotado"dijeron los líderes sindicales, pero las negociaciones fluyen y avanzan y van más allá del tema salarial, y aquí han citado la ultraactividad de los convenios, el empleo y la igualdad.

Para los sindicatos, el problema no es una cláusula en concreto, sino el conjunto del enfoque de la política salarial por lo que han pedido un respeto a la ultraactividad de los convenios en la negociación colectiva, es decir, que sigan en vigor hasta que se apruebe uno que lo sustituya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios