Tsipras y la OCDE acuerdan crear una comisión para preparar reformas

  • El primer ministro griego recalca que el Ejecutivo está firmemente decidido a hacer reformas, pero no serán como las que se hicieron en el pasado, "que se hicieron mal por ambas partes".

El nuevo Gobierno griego recibió este miércoles el espaldarazo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a la hora de elaborar un nuevo plan de reformas que ayuden al crecimiento económico y a acabar con la lacra de la corrupción y la evasión fiscal en Grecia.

El primer ministro, Alexis Tsipras, y el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, acordaron crear una comisión que preparará un plan para desarrollar las reformas en el sistema fiscal y social. "En breve iré a París para formalizar esta cooperación", anunció Tsipras en una rueda de prensa conjunta con Gurría, quien viajó a Atenas para escuchar los planes de reforma del nuevo Gobierno griego.

Tsipras, cuyo Gobierno recibió anoche la confianza del Parlamento, recalcó que el Ejecutivo está firmemente decidido a hacer reformas. Afirmó, sin embargo, que estas no serán como las medidas del pasado, "que se hicieron mal por ambas partes", en alusión a los acuerdos del Gobierno anterior con los acreedores de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional). El primer ministro aseguró que su Ejecutivo tendrá menos reparos a la hora de imponer reformas "radicales" en el ámbito de la lucha contra la evasión fiscal, en la administración pública o en combatir el contrabando de combustible, porque, a diferencia de ejecutivos anteriores, "no tenemos compromisos con la oligarquía económica". "Queremos una Grecia sin contrabando y sin lavado de dinero. Estas son medidas que no se nos imponen, obedecen a nuestra propia voluntad", afirmó.

Recordó que la mejora de la eficiencia de la administración pública y acabar con el clientelismo político son objetivos de máxima prioridad del nuevo Gobierno.

Gurría, por su parte, afirmó que el papel del organismo que dirige es meramente asesor, pues los "griegos saben mejor que nosotros lo que tienen que hacer". "Ustedes tienen el mandato de gobernar y nosotros estamos aquí para decirles qué hacen otros países que tienen los mismos problemas", dijo. Gurría dejó claro que su cometido no será evaluar el programa que desea aplicar Grecia, sino que su papel será ayudar a elaborarlo y que es el Gobierno el que deberá decidir qué medidas decide adoptar.

Explicó que la OCDE tiene diversas propuestas que formular, por ejemplo, a la hora de combatir la evasión fiscal, en la mejora de la competitividad, en educación, investigación o en el mejor funcionamiento de los sistemas financieros. Tsipras, por su parte, recalcó que Grecia está decidida a aplicar reformas y que por eso el Gobierno está contento de poder contar con la "experiencia de la OCDE" a la hora de elaborarlas.

El secretario general de la OCDE dijo que su organismo quiere contribuir para que haya crecimiento real y no solo sobre el papel y añadió que algunas medidas necesitan su tiempo, por ejemplo, las relacionadas con el sistema educativo o la lucha contra la corrupción.

La OCDE presentó esta semana sus recomendaciones para Grecia, en las que destaca el fortalecimiento de las políticas activas en el mercado laboral, la eliminación de trabas a la competencia, el aumento de la eficiencia del sistema tributario o las reformas en la administración pública. La visita de Gurría a Atenas tiene lugar el mismo día en que el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, también presente en la reunión, viajará a Bruselas para defender el programa del nuevo Gobierno, con un fuerte viento en contra por parte de la mayoría de los socios europeos, que recelan de las propuestas griegas.

Para esta misma tarde, coincidiendo con la reunión del Eurogrupo, están previstas concentraciones en Atenas y diferentes ciudades griegas en apoyo a la posición del Gobierno en las negociaciones con los socios europeos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios