La UE intenta cerrar hoy el pacto fiscal sin que Grecia logre aclarar su futuro

  • Atenas negocia a contrarreloj con sus acreedores privados la condonación de hasta el 50% de su deuda · De Guindos defenderá en su primer Eurogrupo que España mantenga una silla en la cúpula del BCE

El Eurogrupo analizará hoy la preocupante situación de Grecia e intentará cerrar las cuestiones pendientes del pacto para reforzar la disciplina fiscal, en el que participan todos los socios europeos excepto Reino Unido, con vistas a tenerlo listo para la cumbre del 30 de enero. Los ministros abordarán la cada vez más inquietante situación de Grecia, epicentro de la crisis, después de un fin de semana sin acuerdo entre el Gobierno y sus acreedores sobre la condonación de un 50% de la deuda en manos privadas (206.000 millones de euros). La participación del sector privado forma parte del segundo programa de asistencia financiera a Grecia que asciende a 130.000 millones de euros y que algunos temen que sea insuficiente para evitar la quiebra. El acuerdo es urgente porque de él depende el segundo rescate de la UE y el FMI para Grecia. Y sin esta ayuda, Atenas no podrá hacer frente a la renovación de alrededor de 14.000 millones de euros de bonos que vencen a mediados de marzo.

Los ministros se centrarán también en las cuestiones aún abiertas del pacto fiscal que exigirá a los estados miembros que incluyan en su legislación nacional o sus constituciones la llamada regla de oro que obliga a mantener las cuentas del Estado en equilibrio con un déficit estructural anual máximo del 0,5 % del PIB.

España, que ya ha incluido en su Carta Magna un techo al déficit del 0,4 % del PIB, estará representada por primera vez por el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. Los Veintisiete resolverán la sustitución de José Manuel González-Páramo como miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo, un puesto al que aspira el actual director del servicio jurídico del BCE, el también español Antonio Sáinz de Vicuña, que ya cuenta con el respaldado del Gobierno español y del francés. Sainz de Vicuña competirá por el puesto con el gobernador del Banco Central de Luxemburgo, Yves Mersch, así como con el ex gobernador del Banco Central de Eslovenia, Mitja Gaspari.

Según la tradición, los grandes estados de la Eurozona -Alemania, Francia, España e Italia- tienen garantizados cuatro de los seis puestos del comité ejecutivo. Sin embargo, los pequeños países con máxima nota de solvencia triple A, liderados por Países Bajos, han desafiado esta convención y no quieren que España renueve esta vez su puesto alegando que dos Estados del sur, Italia y Portugal, ocupan ya la presidencia y vicepresidencia del BCE.

Por si faltaran motivos de fricción, la revista alemana Der Spiegel adelantó ayer que el primer ministro italiano, Mario Monti, y el presidente del BCE, Mario Draghi, quieren doblar, hasta el billón de euros, la capacidad del MEDE, una medida que, al parecer, cuenta con el apoyo de Francia, España y Portugal y el rechazo de Alemania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios