Unicaja cumplirá la nueva exigencia de provisiones en el primer semestre

  • Santander, BBVA y Caixabank concentran un tercio del saneamiento de la banca por el ladrillo · Moody's degrada un nivel la calificación crediticia de Bankia

Unicaja cifró ayer en 691 millones de euros el importe bruto de las provisiones para la entidad derivadas del Real Decreto-Ley 2/2012, la nueva normativa sobre reforma financiera aprobada por el Gobierno el pasado viernes, aunque indicó que sólo quedarían por cubrir 109 millones de euros. La entidad especificó que cumplirá el saneamiento dentro del primer semestre de este año, con lo que será "antes del tiempo establecido", según una comunicación remitida por Unicaja Banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Santander, BBVA y Caixabank aglutinan casi una tercera parte (29,1%) del saneamiento que debe aplicar el sector financiero español por su exposición a los activos vinculados al ladrillo. Entre provisiones y capital adicional suman 14.571 millones para cumplir con los requerimientos del decreto ley de la reforma financiera, que cifra en 50.000 millones las necesidades del sector.

La entidad presidida por Emilio Botín, incluyendo Banesto, tendrá que provisionar 2.300 millones de euros más este año, tras ya haber cargado contra los resultados de 2011 un total de 1.800 millones de euros. El primer banco español anticipó que 900 millones se cubrirán con plusvalías procedentes de la venta de Banco Santander Colombia y con dotaciones ordinarias este año. Santander garantizó además que el excedente de capital ya existente en el grupo formará el buffer de capital exigido en la reforma financiera, que para Santander asciende a 2.000 millones. Así pues, el impacto total de la reforma ascendería a 6.100 millones.

BBVA deberá hacer un esfuerzo de capital que asciende a 4.000 millones de euros, de los que unos 2.800 millones corresponden a impacto en resultados, y el resto a capital. La necesidad de provisiones para CaixaBank asciende a 2.436 millones de euros. Además, habría que añadir 730 millones correspondientes a los activos inmobiliarios de ServiHabitat. Banco Popular estimó que tendrá que hacer frente a unas provisiones y a un capital extra de 3.450 millones para cumplir con las exigencias. En concreto, provisionará unos 2.600 millones y acumulará un colchón de capital de 850 millones.

Pese a la aprobación de la reforma financiera, las agencias no rebajan la presión. Moody's cumplió ayer su amenaza y rebajado la deuda a largo plazo de Bankia hasta un "aprobado bajo", a un escalón del "bono basura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios