Unicaja reitera que es "irrenunciable" eliminar 1.224 empleos ante la fusión

  • La entidad malagueña advierte que no seguirá las conversaciones con los trabajadores hasta que lo acepten · Los sindicatos de Cajasur expresan su "decepción" y dicen que la mesa laboral está "al borde de la ruptura"

Unicaja da un nuevo golpe en la mesa en el proceso de fusión con Cajasur. La entidad malagueña ha trasladado a sus empleados una nota en la que sostiene que el ahorro de costes equivalente a 1.224 puestos de trabajo es "irrenunciable" e "innegociable" y apunta que no tiene sentido continuar las conversaciones con los sindicatos hasta que no lo reconozcan.

La dirección de Unicaja considera en el documento que los estudios económicos realizados para facilitar la fusión entre Unicaja y Cajasur plantean como objetivo "irrenunciable" e "innegociable" alcanzar un ahorro de costes equivalente a 1.224 puestos, 988 en Cajasur y 236 en Unicaja, estos últimos correspondientes a las bajas "vegetativas" y "negociables" ya previstas en los planes de la entidad malagueña previos a la fusión.

"No tendría mucho sentido continuar con las conversaciones sobre el acuerdo laboral de fusión hasta que los sindicatos no reconozcan la necesidad de estos ahorros de costes, en especial en Cajasur", sostiene la dirección de Unicaja.

Lo contrario -reza el documento- supondría querer poner en marcha un proceso que haría peligrar puestos de trabajo en Unicaja, posibilidad "absolutamente descartada por los órganos de dirección de esta empresa, y que esperamos sea también rechazada desde la responsabilidad sindical. Dos y dos nunca podrían sumar cinco", añade.

Unicaja reitera su disposición a negociar los mejores mecanismos que aseguren las sinergias de costes necesarias, pero partiendo de la base de que el volumen y distribución de las mismas son "innegociables, ya que de lo contrario se torpedearía en la línea de flotación la propia viabilidad del proyecto y, con ello, la seguridad y estabilidad, absolutamente prioritarias, de los casi 5.000 empleados de Unicaja".

Para conseguir la reducción de costes especificada, Unicaja plantea dos grupos de medidas en dos fases. En la primera se arbitrarían medidas voluntarias, con un coste máximo predeterminado, a las que podrían acogerse las personas que lo deseen, mientras que la segunda se pondría en marcha si con estas iniciativas no se consiguen los ahorros necesarios en Cajasur; serían medidas no voluntarias para lograr esos ahorros "imprescindibles".

Unicaja insiste en el documento que nunca entrará en un proyecto de fusión cuya viabilidad económica no esté garantizada. Este requisito es la piedra angular de todo el proceso de fusión", sostiene.

Ante este comunicado interno, los sindicatos presentes en Cajasur, Aspromonte, CCOO y UGT, expresaron su "enorme sorpresa y sincera decepción", toda vez que, "tras la última reunión de la mesa laboral, creímos que se estaban produciendo leves pero significativos avances en el proceso negociador". Y es que en esa cita, dicen, sólo se plantearon medidas no traumáticas para la plantilla, que surtirían los mismos efectos en las dos entidades, desterrando, así, el lenguaje Unicaja frente a Cajasur, para trabajar en clave Unicajasur.

Así, la mesa laboral de la fusión entre Unicaja y Cajasur está al borde de la ruptura. Según los sindicatos, el tono en el que está redactado el comunicado de la primera rompe con la posición que mantuvieron el pasado martes los directivos de la caja malagueña en el seno de la mesa laboral, pues ni hace referencia a la "universalidad y voluntariedad" de las medidas de recorte de puestos de trabajo -basadas en prejubilaciones y en jubilaciones anticipadas- ni sirve para avanzar en las negociaciones laborales, que son imprescindibles para que cuaje la unión. Los sindicatos estiman que la carta de Unicaja "dinamita los puentes" tendidos en el último encuentro y deja el diálogo "al borde de la ruptura" porque la caja malagueña "demuestra que tiene un doble lenguaje: uno para sus trabajadores y otro en la mesa laboral".

Fuentes de Cajasur señalaron,a parte, que la carta de Unicaja también causó un "hondo estupor" en la cúpula de la entidad, que ve cómo una nuevo traspiés afecta al complicado proceso de fusión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios