Zapatero: "España es un poderoso transatlántico, estad tranquilos"

  • El presidente del Gobierno, que tuvo que rectificar sobre la inversión de un fondo chino en las cajas anunciada unas horas antes, compara a España con un transatlántico en el aniversario del hundimiento del 'Titanic'.

Comentarios 84

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha subrayado en su tercera jornada en Asia, repartida entre Singapur y a la isla china de Hainan, la importancia de las reformas económicas impulsadas para afianzar la solvencia del país, "un poderoso transatlántico", según sus palabras. El jefe del Ejecutivo no tuvo en cuenta que hizo esa comparación justo el día que se cumplía el aniversario del hundimiento del Titanic, lo que despertó no pocas bromas en la Red.

España ha vuelto a comprobar el interés de los inversores asiáticos, pero el día ha estado marcado por la rectificación de una de las informaciones facilitadas el miércoles por el Gobierno, que avanzó que el fondo soberano chino, la China Investment Corporation (CIC), podría llegar a invertir más de 9.000 millones de euros en el sector financiero si encontraba proyectos interesantes. Fuentes del Ejecutivo han reconocido que hubo un error en la identificación del fondo y ha pedido no hablar de cifras, al tratarse de estudios preliminares.

No obstante, han garantizado que hay algún fondo interesado en invertir en España y han hecho hincapié en el claro mensaje lanzado por el primer ministro chino, Wen Jiabao, de que su país seguirá comprando deuda y participará en la reestructuración de las cajas. En la turística localidad de Sanya, en la isla de Hainan, Zapatero se ha reunido con el presidente del país, Hu Jintao, quien le ha recibido como un "viejo amigo" y ha considerado que su cuarto viaje a China, que inició el martes en Pekín, ha sido "todo un éxito".

Hu ha apostado por equilibrar los intercambios comerciales y Zapatero, que ha destacado el fuerte incremento que están experimentado las exportaciones españolas a China, ha considerado que ahora hay que trabajar para impulsar la inversión del gigante asiático en España. Ha vuelto además a agradecer el apoyo recibido de China durante la crisis financiera, cuando los mercados no confiaban en el país y aumentó la compra de bonos.

Zapatero ha aprovechado también su estancia en Hainan, donde concluirá su periplo asiático, para entrevistarse con el primer ministro de Corea del Sur, Kim Hwang-sik, invitado como él a participar en el Foro económico de Boao, el Davos asiático. Antes de llegar a llegar a Sanya, se había reunido en Singapur con parte de la colectividad española residente en este pequeño país. Ante ellos ha admitido que lleva dos años que no da "más que malas noticias" a los ciudadanos, pidiendo esfuerzos y sacrificios, pero ha garantizado que "el barco va a seguir navegando con fortaleza", porque es "un poderoso transatlántico". "Estad tranquilos", les ha dicho.

Se ha citado también con los principales fondos de inversión singapureños, a quienes ha explicado las reformas aprobadas en España en el último año y medio, "de una intensidad que no tiene parangón en los últimos treinta años", según ha dicho. Ha querido despejar las dudas de los inversores sobre si un eventual cambio político en el país pondría en cuestión esas reformas y les ha garantizado que "no tienen marcha atrás", ya que están respaldadas por una amplia mayoría parlamentaria y lo que queda por hacer se hará antes de un año.

Como a los inversores chinos, Zapatero ha invitado a los bancos y los fondos de Singapur con los que se ha reunido, que suman una capacidad de inversión de 1,2 billones de euros, a poner sus ojos en las cajas de ahorros y en las infraestructuras aeroportuarias. Según ha apuntado, el "ambicioso" plan de reformas puesto en marcha está estabilizando la economía y ha permitido recuperar la confianza de los mercados internacionales en el futuro de España, en su "solvencia y fortaleza". A su juicio, un ejemplo elocuente es la petición de ayuda financiera que ha realizado Portugal, un rescate que, a pesar de los vaticinios de los últimos meses, no ha contagiado a España, que mantiene baja su prima de riesgo, cercana al bono alemán. Y ha dejado claro que "sin Asia la recesión hubiese sido el triple de intensa y la recuperación menos vigorosa" en el contexto internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios