Zapatero anuncia un crédito de hasta 30.000 millones para comprar activos financieros

  • El Gobierno aprobará un crédito de 10.000 millones de euros ampliable hasta los 30.000 para comprar activos a las entidades financieras este año · El Banco Central Europeo ha remitido un "informe favorable" a esta medida

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy que el Gobierno aprobará un crédito extraordinario de 10.000 millones de euros ampliables hasta los 30.000 millones para permitir, en lo que queda de año, la compra de activos a las entidades financieras. En su intervención en el debate que se celebra en el Congreso de los Diputados para convalidar los dos decretos-ley con medidas de apoyo a la banca, Zapatero también adelantó que el Banco Central Europeo (BCE) ha remitido al Ejecutivo un "informe favorable" de estas medidas.

El jefe del Ejecutivo informó asimismo de que la habilitación de los créditos necesarios para completar la dotación máxima del Fondo para comprar activos -50.000 millones- se incluirá en la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado para 2009. Zapatero explicó que los activos de "máxima calidad" se adquirirán a partir de noviembre y serán cédulas hipotecarias o bonos de titulización respaldados por préstamos de familias y empresas no financieras. Además insistió en que para garantizar que la financiación llegue a empresas y ciudadanos, el fondo primará la adquisición de activos respaldados por nuevo crédito, es decir, los otorgados después del 7 de octubre de 2008.

En cuanto al decreto-ley que recoge la posibilidad de que el Estado conceda avales a las operaciones de financiación que hagan las entidades financieras en España, insistió en que el objetivo que persigue es el de ayudar a reducir la incertidumbre que hay sobre estas entidades para la financiación a medio plazo. El presidente recordó que desde este año se podrán avalar hasta 100.000 millones de euros, aunque no concretó cuál será el importe máximo durante 2009.

José Luis Rodríguez Zapatero señaló que "más allá" de las medidas urgentes tomadas en España y en el resto de la UE es necesaria una reforma de la regulación y la supervisión bancaria. Así, insistió en la necesidad de "ampliar el perímetro" del control y la supervisión, incluyendo a todos los agentes financieros que hagan peligrar la estabilidad; reforzar la regulación internacional de exigencias de capital para aumentar los márgenes de seguridad del sistema y reducir la posibilidad de quiebra de las entidades.

También señaló que se deben instaurar en toda Europa provisiones anticíclicas como las que exige desde 1999 el Banco de España a las entidades que operan en este país, y añadió que se debe prestar "más atención" a los riesgos de liquidez en la regulación y supervisión prudencial. El presidente consideró también necesario que se asegure la coordinación de los distintos supervisores, y en este sentido valoró la iniciativa de la Comisión Europea de constituir un grupo de expertos que promuevan dicha coordinación a escala europea.

El jefe del Ejecutivo reconoció que la crisis financiera ha afectado "tanto a la economía real" como a las bases del sistema financiero y advirtió a los asistentes al pleno de que "es la hora de la colaboración" entre instituciones, partidos, agentes sociales y entidades financieras. Señaló que los dos decretos-ley que hoy debate la Cámara Baja son "coherentes" con la coordinación que España ha demandado de la UE, y también con las medidas acordadas por el conjunto de los países de la Unión, tanto en las reuniones del Ecofin como del Eurogrupo y el Consejo Europeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios