Zapatero prorroga otros seis meses la paga de 426 euros

  • La medida beneficiará a otros 200.000 desempleados · El Ejecutivo pide un debate "sereno" sobre las pensiones

Comentarios 9

Parche para la desesperación de los parados. El Gobierno prorrogará por seis meses más la prestación de 426 euros para los desempleados que hayan agotado la prestación por desempleo. Así lo anunció ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su intervención ante la reunión del Grupo Parlamentario Socialista en el Senado. "Es una ayuda para 300.000 personas, y con la prórroga vamos a incorporar a otras 200.000", explicó Zapatero, que afirmó que "merece la pena hacer ese esfuerzo de cohesión".

Según el Ministerio de Trabajo, la ayuda, que será aprobada en el Consejo de Ministros del viernes, seguirá siendo de seis meses para cada beneficiario, que sólo puede disfrutarla una vez. El pasado mes de agosto, y cuando la crisis ya llevaba muchos meses provocando un fuerte aumento del desempleo, el Gobierno aprobó este programa para ayudar a los desempleados que agotasen su subsidio y careciesen de rentas superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional. Aquella prestación fue inicialmente de 421 euros, y ha subido este año, según recordó el propio Zapatero en su discurso en el Senado, a 426 euros.

El presidente del Gobierno apeló a su tradicional optimismo para aplacar las dudas de los mercados y aprovechó su comparecencia para felicitar a empresarios y sindicatos por el acuerdo de contención salarial, que calificó de "buenísima noticia, que da seguridad y confianza a los trabajadores".

La "concertación" será la clave para sacar adelante su propuesta de reforma laboral según el presidente del Gobierno, que insistió en que aunque los "partidarios de la mano dura" han tachado la reforma de light, el texto final "no es ni duro ni blando, sino un documento pacífico y para la concertación".

El jefe del Ejecutivo pidió además un debate "sereno y racional" sobre su propuesta de reforma de las pensiones, subrayando que "no se debe a ninguna urgencia". Para el Gobierno, se trata de un problema demográfico porque, con el envejecimiento de la población y el aumento progresivo de las pensiones más bajas -compromiso que Zapatero mantuvo- lo previsible es que las pensiones se lleven más de un 10 % del PIB en el futuro. Zapatero calificó la demografía de "uno de los problemas principales" del país e incidió en que para afrontarlo -en particular para promover la natalidad la entrada de mujeres en el mercado laboral- son necesarios los "derechos sociales que a algunos les parecen despilfarro y gasto inútil". También se refirió al plan de austeridad que prevé ahorrar 50.000 millones de euros hasta 2013 para incidir en que "es riguroso" y "se va a cumplir", aunque reclamó la colaboración de todas las administraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios