Las almazaras se apuntan en masa al almacenamiento de aceite

  • Las peticiones en primera convocatoria triplican el límite de 100.000 toneladas fijado por la UE · Una producción que se prevé récord, clave de la altísima demanda

Comentarios 1

Lo nunca visto. En su tercera convocatoria desde 2009, y sólo en la primera licitación (queda aún la segunda) las solicitudes para el almacenamiento subvencionado de aceite de oliva se han disparado. Sólo en Andalucía, la cifra ha sido de 292.500 toneladas (280.866 virgen y 11.588 virgen extra), según una nota difundida por la Consejería de Agricultura. En las ediciones anteriores, en julio de 2009 y en noviembre de 2011, sólo se solicitaron, en total, 32.000 y 44.000 toneladas respectivamente.

Si antes no se cubría el límite establecido, ahora se va a sobrepasar de largo. Está en sólo 100.000 toneladas para 150 días, lo que significa que muchos operadores se quedaran fuera del almacenamiento y que el precio pagado por kilo y mes tenderá a la baja, al ser más los demandantes y establecerse el precio con la referencia de las ofertas inferiores. El sector ya reclama que se amplíe el tope. Ayer mismo, COAG solicitaba en un comunicado a la Consejería de Agricultura que promueva ante el Ministerio esta petición, para que éste a su vez realice las gestiones oportunas en Bruselas.

La altísima demanda se explica por el momento en que se ha activado el almacenamiento. En las anteriores convocatorias, la campaña de comercialización tocaba a su fin. La necesidad de liquidez para cuadrar cuentas hacía que el olivarero prefiriera vender el poco aceite que le quedaba que almacenarlo. Ahora no. La campaña de ventas comienza en estas fechas y lo que hay es una producción que será altísima (de 1.400.000 a 1.550.000 toneladas) y cantidades ingentes de aceite almacenado, hasta el punto de que, como señala Francisco Garrido, de COAG, han tenido que habilitarse instalaciones del patrimonio comunal olivarero. Como no se va a vender todo el aceite de una vez y de todas formas hay que almacenar, las peticiones de ayuda son masivas, más allá del objetivo de subir los precios en origen.

La lógica dice que éstos deben elevarse, y así lo cree José Vázquez, de Asaja-Sevilla, por dos razones: la cantidad retirada será significativa como para que la oferta sea inferior a la demanda y la campaña que viene, por la sequía, se presenta con menos producción, y el mercado es muy sensible a estas señales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios