Los 27 aprueban la reforma de las ayudas al algodón

  • El 35% de las ayudas permanecen vinculadas a la producción y el 65% desacopladas, aumentan las ayudas por hectárea y los Estados tendrán "un sobre nacional" para las desmotadoras

Los ministros de Agricultura de los 27 Estados miembros aprobaron hoy sin discusión la reforma del algodón revisada por la Comisión Europea y que, en contra de la opinión de España, mantiene el régimen de ayudas pactado en la reforma de 2004 de forma que el 35 por ciento de las ayudas permanecen vinculadas a la producción y el 65 por ciento desacopladas. El nuevo régimen de ayudas entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2009.

A juicio de la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, la reforma del algodón revisada es "la mejor solución para el sector" en Andalucía, ya que además de aumentar las ayudas por hectárea producida también permite a los Estados miembros "un sobre nacional" para las industrias desmotadoras.

"Se mejora mucho la propuesta inicial que había por parte de la Comisión (Europea respecto a la reforma del sector pactada por los 27 en 2004) con más ayuda por hectárea pero también, además, con un sobre nacional para poder dedicarlo a lo que puedan ser las industrias desmotadoras", explicó la ministra en declaraciones a la prensa a su llegada al Consejo de ministros.

A juicio de Espinosa "no debe haber ninguna preocupación" en el sector tras constatar además que Andalucía, que concentra al grueso de la industria desmotadora, "está en perfecto acuerdo con nosotros" de que la reforma del algodón revisada "es la mejor solución para el sector, después de unos años de cierta incertidumbre por los que pasó".

"El nuevo sistema de ayudas supone importantes mejoras con respecto al régimen actual que se traducirán en el mantenimiento de una superficie estable de producción del algodón, así como en un impulso a la modernización y racionalización del sector transformador", según recalcó el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en un comunicado. En definitiva, el nuevo régimen de ayudas ofrecerá "un marco estable legal para la producción del algodón" una "actividad económica central en diversas regiones y comarcas de la provincia de Sevilla".

Por su parte, la comisaria de Agricultura, Marian Fischer Boel, celebró en un comunicado que la reforma del sector algodonero en Europa haya concluido "positivamente" después de "largas negociaciones" entre los Veintisiete para sacarla adelante y de los "procedimientos judiciales" impulsados por varios Estados miembros contra su contenido.

En línea con las reformas de la PAC

Para Fischer Boel la reforma aprobada hoy, que mantiene el régimen pactado hace cuatro años, "respeta" no sólo los compromisos internacionales del Ejecutivo comunitario y, sobre todo, los compromisos contraídos con España, Grecia y Portugal durante sus negociaciones de Adhesión para garantizar el apoyo de Bruselas a la producción algodonera en regiones donde resulta vital para la economía agraria.

La Comisión asegura que además la reforma está en línea con los objetivos que han perseguido las sucesivas reformas de la Política Agrícola Común (PAC) para garantizar ingresos más estables para los agricultores y permitirles a la vez que pueden reaccionar a futuros desarrollos del mercado.

Más ayudas por hectárea y a la reestructuración

De acuerdo con la reforma revisada, España aumenta su ayuda por hectárea pero reduce el número de hectáreas que se pueden beneficiar de ayudas vinculadas a lo producido, según explicaron fuentes comunitarias. España recibirá subvenciones por 48.000 de sus hectáreas producidas, en lugar de las 70.000 hectáreas previstas anteriormente, pero ahora cada hectárea no transformada recibirá una ayuda de 400.000 euros. Si antes la hectárea recibía una subvención de 1.039 euros, ahora la ayuda se elevará a 1.400 euros.

Para el Ministerio que dirige Espinosa este "importante aumento" de ayuda por hectárea "asegurará un nivel mínimo de rentabilidad por hectárea cultivada", al tiempo que también "prevé el establecimiento de programas nacionales de reestructuración del sector algodonero en cada uno de los Estados miembros productores".

Para ayudar a la reestructuración del sector, la Comisión Europea permitirá que anualmente España utilice 6.134 millones de euros y Grecia cuatro millones "para financiar, entre otras cosas, el desmantelamiento y la inversión en la industria desmotadora, su calidad y promoción", según la Comisión. La reforma de 2004 ya acordó destinar un presupuesto adicional de 22 millones de euros anuales para el periodo 2007-2013 para asistir a las regiones afectadas por la reforma.

Los fondos comunitarios para la reestructuración del sector "podrán utilizarse para una amplia gama de medidas tendentes a la modernización, mejora de la calidad y de la comercialización de la producción de algodón" además de financiar la reestructuración de las desmotadoras, según explicó el Ministerio de Medio Ambiente español en un comunicado.

España recurrió ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) la reforma pactada en 2004 porque ésta no incluía un estudio de impacto medioambiental. A pesar de que la instancia jurídica europea dio la razón a España en septiembre de 2006, el Ejecutivo comunitario ha mantenido el reparto de ayudas acopladas y desacopladas incluido en la reforma del sector aprobada en 2004. España reclamaba que el 80% de las ayudas se distribuyera en función de la producción y no de la superficie.

España y Grecia son los mayores productores de algodón en la Unión Europea, cuya producción sin embargo sólo representa el dos por ciento de la producción mundial. España mantiene 9.500 explotaciones -con un tamaño medio de 11 hectáreas- frente a las 79.700 de Grecia que cultivan una superficie media de 4,5 hectáreas. Bulgaria también produce algodón en pequeñas cantidades, mientras que en Portugal su producción ha cesado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios