Economía

El autogobierno vasco se cuela en la negociación de los Presupuestos

  • Zapatero accede a hablar con el PNV de más transferencias a cambio de su apoyo

Comentarios 5

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió ayer que no habrá reformas fiscales "sustanciales" en los próximos Presupuestos Generales del Estado y que dependerán de las negociaciones en marcha con grupos como el PNV, con quien se ha mostrado dispuesto a hablar de transferencias y autogobierno.

En rueda de prensa en Shanghai, reconoció que el Gobierno dialoga de manera "objetivamente preferente" con el PNV para sacar adelante las próximas cuentas del Estado y, ante sus demandas de más autogobierno para el País Vasco, insistió en que está dispuesto a hablar sobre "todo lo que sean transferencias dentro del marco estatutario y que además incidan en temas económicos y de empleo".

Tras recordar que otras formaciones políticas, como Coalición Canaria, CiU y UPN también ejercen una tarea de oposición "constructiva pero con sentido de la responsabilidad", rechazó que el PP pueda criticar esas negociaciones, puesto que en 1996 aplicó el artículo 150.2 de la Constitución, que permite transferir competencias del Estado, para aprobar "presupuestos e investiduras". "Quizá era el tiempo de hablar catalán en la intimidad", bromeó en referencia al ex presidente del Gobierno José María Aznar.

En este contexto, garantizó que su Ejecutivo será "transparente" si se incluyen en el debate cuestiones relativas a las transferencias y el autogobierno. Sin embargo, no quiso entrar en profundidad en este asunto mientras el diálogo siga en marcha y tampoco dar detalles sobre la posible reforma de los impuestos por "prudencia", ya que también está en el marco de la negociación con los grupos.

Como ya avanzó su vicepresidenta económica, Elena Salgado, "no habrá reformas sustanciales" y, en todo caso, serían cambios para "exigir un cierto esfuerzo mayor a quienes tienen mayor capacidad económica". Sin citar la posibilidad de adelantar la convocatoria de las elecciones generales si no se aprueban los Presupuestos del próximo año, hizo hincapié en que las cuentas de 2011 son "muy convenientes" para cumplir el plan de salida de la crisis y de cambio del modelo productivo y para lograr la comprometida reducción del déficit.

"Confío en la capacidad de diálogo que tiene el Gobierno, particularmente el Ministerio de Economía y Hacienda, y también en la capacidad de diálogo que tienen otros grupos parlamentarios para lograr ese objetivo", manifestó. En este contexto, recalcó que está abierto a dialogar con todos los grupos: "Ojalá también estuviera dispuesto el PP".

Por su lado, el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Josu Erkoreka, manifestó ayer que percibe una "voluntad cierta" por parte del Gobierno para llegar a acuerdos y recordó la "cuenta pendiente histórica". "La sociedad vasca tiene derecho, de una vez por todas, a que se doten de contenido esas reivindicaciones con soporte jurídico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios