Las bolsas europeas cierran un octubre de pánico con bajadas de más del 10%

  • El Íbex 35 de Madrid perdió un 17% en el peor mes bursátil en décadas.

Las bolsas europeas cierran octubre con un descenso mensual superior al 10 por ciento, el peor mes bursátil desde hace décadas, en el que vivieron momentos de pánico y las autoridades monetarias y Gobiernos llevaron a cabo acciones sin precedentes.

El FTSE 100 de Londres cayó este mes un 10,7 por ciento, el CAC 40 de París cedió un 13,5 por ciento, el DAX 30 de Fráncfort bajó un 14,4 por ciento y el Íbex 35 de Madrid lo hizo un 17 por ciento.

Los cierres de este viernes, por el contrario, fueron positivos en una jornada en la que Londres ganó un 2 por ciento (4.377,34 puntos), París mejoró un 2,33 por ciento (3.487,07 puntos), Fráncfort avanzó un 2,44 por ciento (4.987,97 unidades) y Madrid lo hizo un 3,32 por ciento (9.116 enteros).

Sin duda, la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers el pasado 15 de septiembre ha sido el catalizador de esta intensificación de la crisis financiera internacional con un aumento de la desconfianza que ha generado una escasez de liquidez generalizada y el desplome bursátil.

Las decisiones coordinadas de los bancos centrales y de los Gobiernos han tratado de evitar un nuevo desplome como el de 1929, la famosa jornada bursátil del 24 de octubre de ese año, y una depresión económica. El 24 de octubre de 1929, un jueves, se desplomó el Dow Jones de la bolsa de Nueva York por un ataque de pánico en los parqués que dio inicio a la Gran Depresión y que es hasta ahora la caída bursátil que más consecuencias ha tenido.

En la segunda semana de octubre los principales índices de las bolsas europeas se desplomaron una media superior al 21 por ciento.

El pasado 8 de octubre, la Reserva Federal estadounidense (Fed), el Banco Central Europeo (BCE), y los bancos centrales de Inglaterra, Suiza, Suecia y Canadá acordaron en una acción coordinada bajar los tipos de interés. La Fed aflojó la política monetaria el pasado miércoles al recortar el precio del dinero en 50 puntos básicos, hasta el 1 por ciento, el nivel más bajo desde 2003.

Los mercados esperan que el banco europeo reducirá su tasa rectora, actualmente en el 3,75 por ciento, en 0,5 puntos el próximo jueves y ya comienzan a descontarlo. El BCE ha garantizado a los bancos comerciales de la zona del euro toda la liquidez en euros, dólares y francos suizos que necesitan, mediante subastas con adjudicación plena.

Al mismo tiempo, los ministros de Finanzas de los Veintisiete acordaron elevar la garantía mínima sobre los depósitos de los ahorradores de 20.000 a 50.000 euros en toda la Unión Europea (UE).

Además, se comprometieron a apoyar a los bancos en apuros y a evitar las quiebras con planes para insuflar capital.

El economista jefe de Commerzbank, Jörg Krämer, considera que no se va a repetir un episodio como el de 1929 ya que hay diferencias fundamentales.

Actualmente, los bancos centrales no están sujetos al estándar del oro y pueden proporcional liquidez al sistema bancario.

Los gobiernos de los países más industrializados han apoyado a los bancos, han aplicado políticas fiscales para afrontar los problemas y han actuado de forma coordinada.

El recrudecimiento de la crisis financiera ha llevado al yen a su valor máximo desde 2002 frente al euro, ya que muchos inversores han liquidado los llamados 'carry trades' y han repatriado a Japón el capital. La apreciación de la divisa japonesa desencadenó la caída de las bolsas asiáticas, que arrastraron a su vez a las europeas. Un 'carry trade' consiste en pedir prestado dinero en una divisa sujeta a un tipo de interés bajo, como el yen o el franco suizo, e invertirlo en otra que ofrece mayor rentabilidad, como el euro.

Desde 2002 ó 2003, dependiendo de los índices, y hasta el verano del pasado ejercicio, la renta variable europea acumuló ganancias, por ello una corrección era inevitable, aseguran los expertos.

La intensidad de esta corrección se ha agravado por los problemas del sistema financiero después de que explotara la burbuja inmobiliaria en EEUU y en otros países.

En lo que va de año, Londres cae un 32,2 por ciento, Fráncfort cede un 38,2 por ciento, París pierde un 37,9 por ciento y Madrid lo hace un 39,96 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios