En busca del equilibrio territorial y la cooperación

  • El III Plan Integral de Fomento de Comercio Interior de Andalucía fija las líneas específicas de actuación para fomentar el comercio urbano y el asociacionismo

El comercio andaluz ha vivido desde principios de los años ochenta un profundo proceso de reestructuración. La manifestación más importante de este hecho ha sido la implantación generalizada de grandes superficies comerciales, impulsada por los principales grupos empresariales comerciales de Europa.

Este nuevo escenario trajo consigo nuevas condiciones de competencia que, en Andalucía, generaron una profunda crisis en el pequeño comercio independiente de barrio, marcando una importante dualidad entre estas nuevas formas comerciales modernas y el tradicional comercio urbano del centro de las ciudades y barrios, que no pueden competir en precios.

Paliar esta situación con la consecución de un equilibrio en la ordenación territorial del comercio y el impulso de distintas fórmulas de revitalización comercial de determinadas zonas urbanas, como los centros históricos de las ciudades, ha sido una prioridad en la planificación comercial que ha puesto en marcha la Junta de Andalucía.

Por otra parte, el fomento del establecimiento de relaciones constantes de colaboración y cooperación entre comerciantes va a contribuir a paliar ese carácter independiente que ha venido caracterizando al comercio andaluz, especialmente en zonas rurales, y que determina su limitada capacidad competitiva y su débil posición ante los proveedores.

La cooperación está llamada a ser el elemento vertebrador y dinamizador de políticas comerciales integradas y conjuntas para mantener o recuperar el grado de atracción de espacios urbanos de tradicional condición comercial ante las nuevas polaridades comerciales que se han generado en las ciudades como consecuencia de los cambios comerciales, urbanísticos y demográficos vividos en los últimos años.

Desde la Junta de Andalucía, en esta línea, se han impulsado distintas fórmulas de revitalización comercial basadas en la cooperación, entre las que destacan los Centros Comerciales Abiertos, figura clave en el impulso de los centros históricos de las ciudades que ha demostrado ser una de las mejores alternativas para la mejora de la competitividad de las pequeñas y medianas empresas ubicadas en los centros de las ciudades andaluzas.

Para alcanzar los objetivos planteados en relación con la mejora de la ordenación territorial del comercio y de la relación comercial, la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía recoge, en el marco del III Plan Integral de Fomento de Comercio Interior de Andalucía, un Programa íntegro, el Programa 3.

Entre sus principales líneas de actuación se encuentran el fomento de la diversificación de la dotación comercial de determinadas áreas comerciales de Andalucía, el apoyo a la revitalización comercial de los cascos históricos, la consolidación de la red ferial y congresual de Andalucía y el apoyo e impulso del asociacionismo y de la cooperación empresarial.

Estas líneas de actuación se han concretado en la puesta en marcha de diecisiete medidas instrumentalizadas en ayudas financieras que han supuesto en los tres primeros años de ejecución del Plan (2007 a 2009) un gasto que supera los noventa y seis millones de euros.

destino de las ayudas

De este importe, el 71% se ha destinado a promover el reequilibrio de la dotación comercial, mediante la concesión de más de 600 ayudas financieras a los Ayuntamientos andaluces. El 12% se ha dirigido a asociaciones de comerciantes, persiguiendo profundizar las relaciones de cooperación entre los comerciantes de Andalucía, con la concesión de casi ochocientas ayudas financieras desde 2007. El 17% restante de las ayudas se ha destinado a consolidar la red ferial y congresual de esta Comunidad Autónoma, con dieciséis ayudas financieras en el mismo periodo.

A nivel de medidas, destacan las ayudas al desarrollo de acciones de microurbanismo comercial y aquellas destinadas al desarrollo de actuaciones de equipamiento y modernización del mobiliario urbano que apuntan a reconvertir áreas de marcado carácter comercial en zonas peatonales.

Las ayudas para la realización de acciones de microurbanismo comercial son las más solicitadas por los Ayuntamientos, que concentran el 43,3% del total de solicitudes. En segundo lugar, se encuentran las ayudas para la mejora de la infraestructura de mercadillos de apertura periódica y mercadillos ambulantes, así como el acondicionamiento y optimización de mercados de abastos, con el 21,1% y 20,1% de las solicitudes, respectivamente.

Del mismo modo, resulta destacable el protagonismo de las ayudas financieras destinadas a las asociaciones locales, que concentran el 77,3% de la inversión realizada en el marco de las acciones de fomento del asociacionismo comercial, destacando los incentivos a actuaciones de promoción de ventas, publicidad, animación comercial y escaparatismo, preferentemente en zonas de influencia de Centros Comerciales Abiertos o ejes comerciales.

Por parte de las asociaciones de carácter regional o provincial, los incentivos concedidos se han destinado principalmente a la organización de jornadas técnicas, mesas redondas y congresos, acciones que facilitan la puesta en común de conocimientos y experiencias del sector comercial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios