Al campo le renta el 22 de mayo

  • Los políticos buscan el voto rural · La ministra intenta arrancar a Bruselas el almacenamiento privado del aceite · La consejera quiere salir en la foto · El comisario de Agricultura Ciolos ayuda al PP en La Rioja y Castilla y León

LAS elecciones del 22 de mayo están animando la olla de las reclamaciones y concesiones políticas en el campo andaluz. Por ejemplo, los agricultores llevan un año reclamando medidas de almacenamiento privado para el aceite de oliva, ante los bajos precios del mercado. Pero sólo ahora lo pueden conseguir. La ministra presiona al comisario Dacian Ciolos, que ayer en Madrid pidió más datos. No se acaba de decidir el hombre a una medida que le puede costar unos 10 millones de euros y no considera necesaria.

Por si acaso lo anunciaba, esta semana la consejera Clara Aguilera ha intentado colarse en la foto y ha improvisado un viaje a Bruselas con contactos de segundo nivel. Viaje que no ha sido visto con buenos ojos en el Ministerio y que ha consistido en entrevistarse con el jefe de gabinete de Ciolos, un par de eurodiputados españoles, y el presidente de la Comisión de Agricultura del Parlamento, Paolo de Castro.

Salvo la mañanera rueda de prensa de ayer en el Ministerio de Atocha y una reunión con Rosa Aguilar, el comisario ha venido a España en realidad a hacer campaña para sus aliados del PP. Es la tercera visita de Ciolos a este país y no ha venido a la primera región agraria española, que es Andalucía. Pero sí va a estar durante el fin de semana con "su amigo" el presidente de La Rioja y en Castilla y León, dos regiones gobernadas por los populares en donde se elige parlamento regional el 22 de mayo.

Hay una componente añadida. El comisario estudió ingeniería agraria en su Rumanía natal e hizo un posgrado en Montpellier (Francia). Allí se especializó en viñedos, cultivo que le interesa mucho más que el olivar. Motivo quizá por el que no entiende que haya que activar el mecanismo de almacenamiento privado para el aceite. Por el contrario, disfrutará en los viñedos riojanos. Clara Aguilera le ha invitado a venir en mayo a la feria Expoliva de Jaén, que se celebra del 11 al 14 de mayo. Se admiten apuestas sobre la presencia de Ciolos una semana antes de las municipales en suelo andaluz.

No sólo hay que tomar la visita del comisario en clave electoral. Todos los movimientos de la ministra y la consejera también tienen esa componente. El PSOE quiere presentarse a las elecciones municipales en el campo andaluz con varias bazas: no ha quitado el PER, como pretendió el PP durante el mandato de Aznar, ha cambiado el régimen especial agrario al régimen general, con lo que subirán las pensiones para los agricultores e intenta sumar al paquete el reclamado almacenamiento privado para el aceite. En muchos pueblos de Andalucía y en su feudo de Jaén, son argumentos para que el PSOE contrarreste la crisis, los eres y otras rémoras.

Aunque Ciolos no se ha comprometido siquiera a que este tema vaya a la reunión que el Comité de Gestión celebrará el día 13 de abril. Hasta ahora el comisario se ha resistido con la excusa de que no se había alcanzado el umbral de precio fijado. Un umbral que tiene más de una década y que, dicho sea de paso, ya ha sido rebasado en Grecia. Pero los griegos no empujan y a los italianos les conviene comprarnos barato y vender embotellado caro. España se conformaría con 50.000 toneladas durante tres meses, a razón de 1,2 euros por tonelada y día.

Hay organizaciones empresariales que se quejan de la escasa eficiencia de la consejera ante una grave perturbación del mercado como la que ha habido en el aceite. Pero la verdad es que una región poca influencia puede tener en estas cuestiones.

El jueves se inauguró en Carboneras (Almería) una central piloto de vapor y solar. Es un proyecto en el que han colaborado con Endesa el Centro de Investigación Aeroespacial alemán y la Escuela de Ingenieros Industriales de Sevilla, el departamento que dirige Valeriano Ruiz. Se trata de una planta experimental para la generación directa de vapor por encima de 500 grados centígrados, situada en la central térmica Litoral de Carboneras. Es una iniciativa que combina generación de vapor con dos nuevas técnicas de almacenamiento de energía, basadas en sales fundidas y en hormigones especiales. El presupuesto es de casi cuatro millones de euros.

Andalucía ha sido pionera en la industria termosolar. La mitad de las plantas que están en este momento en funcionamiento en España se encuentran en las provincias de Sevilla (5), Córdoba (2) y Granada (2). También hay en avanzado estado de construcción otras cuatro en Sevilla, tres en Córdoba, dos en Cádiz y una en Granada. Y además hay preasignadas dos más en Sevilla y una en Córdoba. Valeriano Ruiz, que además de catedrático de Ingeniería es el presidente de la asociación Protermosolar, insiste en la importancia que esta industria en España: "Entre 2008 y 2010 se han perdido 750.000 empleos en la industria nacional, y en paralelo se han construido 17 centrales termosolares que han creado miles de puestos de trabajo. Cada planta de 50 MW da empleo directo o indirecto en sus fases de diseño, fabricación de componentes e instalación a unas 10.000 personas".

El año pasado la electricidad consumida en España fue producida en un 0,25% por solar termoeléctrica, el 2,28% fotovoltaica, 1,13% biomasa, 16% eólica, 15% hidroeléctrica, un 23% por centrales de ciclo combinado, un 22% por energía nuclear, un 8% por térmicas de carbón y un 1% por centrales de fuel y gas.

Endesa también participa en Málaga en otro proyecto experimental, en este caso un coche eléctrico. Se trata de poner en circulación 200 vehículos eléctricos en la ciudad a partir de otoño. Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto Smart Community System, en el que participan Mitsubishi e Hitachi por parte japonesa y Endesa, Telefónica y Sadiel por parte española. Está prevista una inversión en cuatro años de unos 60 millones de euros, de los que 47 millones son aportados por el Gobierno japonés.

El acuerdo lo han firmado esta semana el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y Seiji Murata, presidente de NEDO, la organización para el desarrollo de nueva tecnología industrial y de la energía, dependiente del Ministerio de Economía, Comercio e Industria japonés.

El objetivo de este proyecto es preparar la introducción a gran escala de vehículos eléctricos. Una vez ensayado en Málaga, está previsto extender la fórmula a otros puntos de España, Europa y Latinoamérica. Se instalarán en Málaga 220 puntos de recarga eléctrica normal y 16 de rápida. Se estima que se crearán al menos un centenar de puestos de trabajo muy cualificados por parte de las empresas participantes.

Estos coches serán caros, unos 29.000 euros, pero la idea es venderlos por el sistema de renting. Su consumo medio será de unos 4.000 kilovatios al año; una cifra similar al gasto eléctrico de una persona. La recarga rápida permitirá en 10 minutos tener disponible media batería, con la que se podrán recorrer 90 kilómetros. La autonomía total con la batería completa es de unos 185 kilómetros.

El proyecto Smartcity, liderado por Endesa, investiga sobre un nuevo modelo de gestión energética en las ciudades, para aumentar la eficiencia, reducir emisiones de dióxido de carbono y aumentar el consumo de energías renovables. La introducción y promoción a gran escala de los vehículos eléctricos necesita tecnologías nuevas, para mitigar el impacto sobre la red eléctrica de la carga y conseguir la comodidad de los usuarios. Éste es el tercer proyecto de NEDO en el extranjero, fuera de Japón, para pruebas de comunidades inteligentes. Las anteriores se están desarrollando en el estado norteamericano de Nuevo México y en la ciudad francesa de Lyon.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios