Las claves del saneamiento financiero

  • La reforma aspira a impulsar las fusiones y el saneamiento del sector con el objetivo de que mejore la confianza y la credibilidad del conjunto de las entidades.

Comentarios 1

El Gobierno ha expuesto los ejes principales de su reforma del sistema financiero, que aspira a impulsar las fusiones y el saneamiento del sector, con el objetivo de que mejore la confianza y la credibilidad del conjunto de las entidades.

De este modo y después de más de tres años de intentos del anterior Ejecutivo, el nuevo Gobierno confía en que España tenga cuanto antes un sistema financiero capaz de financiar el crecimiento económico y la creación de empleo. Pero teniendo en cuenta que los mercados de financiación mayorista están prácticamente cerrados para la banca española por las dudas que existen sobre el valor de sus activos inmobiliarios, el Gobierno aprobará un nuevo esquema para sanear ese riesgo.

A mitad de 2011, la banca española tenía una exposición al ladrillo que ascendía a 323.000 millones, de los que 175.000 millones eran problemáticos: 88.000 millones en suelo y promociones en curso y 87.000 millones en obra acabada y viviendas adjudicadas. Ahora, a lo largo de todo 2012 y sólo con una prórroga hasta 2013 en el caso de fusiones, las entidades tendrán que destinar unos 50.000 millones adicionales para sanear todo este riesgo a través de nuevas provisiones (35.000 millones) y colchones de capital (15.000 millones).

El apartado de provisiones se divide en "específicas", unos 25.000 millones euros destinados exclusivamente a cubrir activos problemáticos, sin distinguir si son adjudicados (embargados o como pago de deuda), morosos o con riesgo de serlo (subestándar); y unos 10.000 millones en "nueva genérica", que servirá para proteger el deterioro futuro de activos sanos vinculados al ladrillo.

A estas dos partidas, la banca sumará un colchón de capital del 20 % sobre el valor del suelo y del 15% sobre el de las promociones en curso, lo que supondrá en torno a 15.000 millones de euros. Esta cantidad la podrán obtener de los beneficios no distribuidos y de la conversión de productos híbridos, como las participaciones preferentes, los bonos convertibles en acciones o la deuda subordinada.

Al final, con las dos partidas de provisiones más el colchón de capital, el suelo problemático (embargado, moroso o con riesgo de serlo y sin distinguir si es rústico o urbanizable) quedará cubierto al 80%, antes al 31%; las promociones en curso pasarán de una cobertura del 27 al 65%; mientras que la obra terminada y las viviendas pasarán del 25 al 35%.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha reconocido que este "excepcional" esfuerzo de saneamiento es "muy sustancial" si se tiene en cuenta que el realizado desde 2008 hasta la primera mitad de 2011 por la banca española alcanza los 66.000 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios