El colapso del ladrillo dinamita el negocio de las canteras y graveras

  • El consumo de áridos cae a la mitad en dos años · Cerrará este ejercicio con una nueva bajada del 15% · Las ventas se sitúan en niveles de 1993 · Andalucía acusa el quinto mayor retroceso del sector

Comentarios 6

El negocio de los áridos está cada vez más seco. En los dos últimos ejercicios el consumo de la que es la materia prima más demandada en el mundo tras el agua acumula una caída del 51,4% y el sector prevé que este año se hundirá hasta un 15% más. Se venderán unos 200 millones de toneladas de áridos, un montante que no se registraba desde 1993, según los datos del último informe de situación de la Asociación Nacional de Empresarios Fabricantes de Áridos (Anefa).

El consumo total de áridos en 2009 fue de unos 279 millones de toneladas, un 27,2% menos que el año anterior. De este montante, 235 millones de toneladas se destinaron al ladrillo, cuota que experimentó un retroceso del 29%, con respecto al ejercicio previo. Los áridos para aplicaciones industriales, por su parte, se redujeron de un año a otro en un 14,4%, con 44 millones de toneladas. Estas ventas supusieron para el sector una facturación de 1.650 millones de euros, la mitad del volumen de negocio con el que se cerró 2007.

De acuerdo con la evolución de los indicadores económicos y sectoriales, Anefa prevé que el sector de los áridos cierre el año con un nuevo retroceso del consumo de entre el 10% y el 15%, con el que la disminución de la demanda superará el 60% respecto al ejercicio de 2006, último en el que se apreció crecimiento. A juicio de la Asociación, es muy probable que no se retomen los niveles productivos de diciembre de 2009 hasta el 2014 y, con todo, el consumo seguirá situado en una horquilla entre los 250 y los 300 millones de toneladas, valores de veinte años atrás.

Andalucía ocupó la quinta posición de mayores recortes en la demanda de áridos al cierre de 2009, con una caída del 34% frente al volumen del ejercicio anterior, al vender sólo 41,6 millones de toneladas. Por encima se situaron las comunidades de Murcia (-37,1%), Canarias (-35,8%), Baleares (-34,6%) y Comunidad Valenciana (-34,5%). Por debajo lo hicieron Cataluña (-33,4%), Cantabria (-30,1%), Aragón (-29,7%), Castilla-la Mancha (-29,6%), La Rioja (-25,3%), Madrid (-23,5%), Asturias (-23,4%), Castilla y León (-22,9%), Navarra (-22,1%), Galicia (-20,7%), País Vasco (-20,2%) y Extremadura (-15,3%).

Otros materiales también comparten la senda descendente de los áridos. La producción de mármol granito y pizarra en España alcanzó en 2007 los 3.202 millones de euros, pero en 2008 bajó hasta los 2.503 millones, un 21,8% menos. El año pasado la producción volvió a recortarse un 13% hasta los 2.150 millones. En dos ejercicios, el valor de la producción se redujo en 1.052 millones de euros, lo que supone una rebaja del 32,8%.

A su vez, desaparecieron 270 empresas, al pasar de las 1.748 de 2007 a las 1.478 de 2009, una diferencia negativa del 15,4%. En los mismos años se perdieron 12.440 puestos de trabajo, al descender de los 36.740 en 2007 a los 24.300 en el pasado ejercicio, lo que supone una destrucción del 33,85% del empleo en el sector.

Las ventas al exterior se contrajeron un 29,4% en el último bienio. En el caso del mármol, el 29,6%, en el de la pizarra, el 26,9%; mientras que las exportaciones de granito lo hicieron un 32,5%. En las importaciones, el valor descendió una media del 52,9%. El mármol bajó un 60,4%, el granito, el 46,5% y la pizarra, un 53,6%.

La producción de cemento, por su parte descendió el 30,46% en 2009 respecto al ejercicio anterior, con 29 millones de toneladas de cemento. Esta ralentización de la actividad fue paralela al comportamiento del consumo, que el año pasado acumuló una disminución del 32,92%, hasta los 28,6 millones de toneladas.

En la primera mitad de este año las empresas del sector produjeron 12,5 millones de toneladas de cementos, 2 millones menos que en 2009. El consumo nacional de este material se redujo entre enero y junio un 16 % frente al mismo periodo del año anterior, al situarse en torno a los 12 millones de toneladas.

El sector de la cerámica también vio menguar sus ventas el año pasado, en este caso un 29% en relación con el volumen de negocio al cierre de 2008. Las exportaciones, que representaron un 64% de las ventas totales de la industria, alcanzaron un valor aproximado de 1.660 millones de euros, un 25% menos respecto a las de 2008.

Y es que estas actividades van a remolque de un sector tan malogrado como es el de la construcción. Según los datos de Anefa el año pasado el stock inmobiliario se cifró en 800.000 viviendas. En consecuencia, el número de visados nuevos se rebajó un 52,6%, lo que supone un decrecimiento del 72,7% en el último bienio.

En palabras de Anefa, los sectores relacionados con la construcción sufren, además, "una situación de estrangulamiento del capital circulante". Estas empresas "están sometidos al doble esfuerzo de fabricar y enviar los pedidos sin ningún tipo de cobertura de riesgo y, simultáneamente, soportar la tensión de la tesorería" que, según la asociación, supone cobrar, en muchos casos, a más de 200 días, con la posibilidad de que no llegue a ocurrir nunca.

El presidente de la Asociación de Fabricantes de Áridos en Andalucía (AFA-A) -asociado regional de Anefa- Juan Lorenzo González, señala que "el sector empresarial de áridos está atravesando una etapa crítica con obstáculos variados, como son las nuevas normativas y su aplicación, las actividades irregulares en la explotación de canteras y plantas de tratamiento, la muy grave situación económica y el aumento de los costes de las explotaciones Y, por ello, pide una "mayor unidad que nunca" en el sector.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios