La concesionaria del túnel del AVE entre España y Francia solicita el concurso de acreedores

El túnel del AVE bajo los Pirineos que une España y Francia solicitó ayer concurso voluntario de acreedores ante el juzgado de lo mercantil de Gerona por la imposibilidad de alcanzar un acuerdo para reestructurar su deuda ni con sus bancos acreedores ni con los gobiernos de España y Francia, promotores de una infraestructura que supuso una inversión de 1.000 millones de euros. ACS y la francesa Eiffage se adjudicaron en 2003 el contrato de construcción y posterior explotación de la obra, actualmente en servicio.

El túnel transfronterizo del AVE se suma así al listado de otras grandes infraestructuras construidas en los pasados años que también han quebrado o han resultado inviables, como son ocho autopistas de peaje, el almacén de gas Castor o los aeropuertos de Castellón y Ciudad Real.

El tramo del AVE entre Figueras (Gerona) y Perpignan (Francia)tiene 44,4 kilómetros de longitud. El proyecto supuso una inversión de 1.000 millones, de los que 600 millones corresponden a financiación pública aportada por España, Francia y la UE.

En virtud del sistema de financiación diseñado para la obra, las constructoras adelantaron gran parte de la inversión para su construcción, que posteriormente recuperarían cobrando un canon a los trenes que cruzaran el túnel durante el plazo de explotación de cincuenta años que se les concedió. No obstante, el túnel se puso en servicio en diciembre de 2010, un año después de lo inicialmente previsto, y además no conectó directamente con el AVE Madrid-Barcelona-Figueres hasta varios años después. En 2009 el Gobierno ya concedió a TP Ferro una compensación de 108 millones de euros y extendió tres años más el plazo de explotación del túnel, con el fin de "garantizar el equilibrio económico" de la concesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios