"La confianza de la sociedad andaluza no se fomenta supliendo su iniciativa"

  • Críticas al excesivo tutelaje ejercido desde la Junta

Comentarios 3

Todo político reserva parte de su discurso a las peculiaridades del lugar en que se halla. Bill Clinton, por ejemplo, habló de su visita iniciática a Sevilla cuando era apenas un estudiante sin blanca. Montoro, más curtido en esto del andalucismo, lanzó piropos a Arenas y promovió las eternas potencialidades de una tierra que, en términos de convergencia, no levanta cabeza. "Él [Arenas] sabe cómo crear confianza en la sociedad andaluza, pero sin suplir su capacidad de iniciativa", dijo.

Como buen economista, Montoro se aferró a la comparación entre el Gobierno de Aznar (1996-2004) y el de Zapatero (2004-¿?) a partir de la secuencia histórica de la Encuesta de Población Activa (EPA). En los ocho años del aznarato, hubo 873.800 ocupados más y el desempleo bajó en 325.900 personas. Con Zapatero de timonel, la ocupación se ha incrementado en 177.500 españoles y el paro en 458.100. "¿A qué llamamos realmente perder bienestar?", planteó el ex ministro al auditorio.

"La pasión que siento por la política se convierte en el caso de Andalucía en un desafío personal", prologó Montoro antes de lanzarse a un panegírico hacia los andaluces que sólo excluyó a los dirigentes regionales del PSOE. "Aquí hay talento y empresas destacadas; Andalucía no es la del millón de parados, otra tierra es posible", proclamó. "Cuando Arenas llegue al poder, no será necesario que le recomiende nada. Él tendrá perfectamente claro qué hacer". Amén.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios