El consejo de SOS aprueba la venta de las fincas portuguesas

  • Cierra en 92 millones y espera ofertas por encima de los 200 por su división arrocera

Sovena y SOS han cerrado su acuerdo de compra venta de las fincas portuguesas de la corporación alimentaria. El último fleco pendiente, la garantía sobre las mediciones, se ha resuelto: fijando en 16 millones de euros la cantidad máxima a la que podría llegar este capítulo. La cifra final de venta es de 92 millones de euros, ocho menos que la primera pretensión de SOS. El consejo de administración de esta compañía ya ha aprobado esta transacción. Ahora, el sindicato de 50 bancos acreedores debe también autorizar la venta.

Fuentes oficiosas de SOS se han mostrado muy satisfechas con este trato, que inicia una fuerte desinversión. El Proyecto Tierra, emprendido hace tres años por los anteriores gestores de la corporación alimentaria, había acumulado pérdidas de 72 millones de euros. Lo iniciado es una pequeña parte del plan inicial: 5.200 hectáreas repartidas en más de 20 fincas, con distintas sociedades como titulares. Estas explotaciones tienen 100 trabajadores y un coste de gestión de 9 millones de euros al año.

La deuda acumulada de SOS es de unos 1.300 millones. Para paliarla además de esta venta se ultiman otras de pequeñas empresas de Marruecos y Túnez dedicadas al aceite o dátiles. En total, entre las operaciones de Portugal, Marruecos y Túnez la multinacional española espera recaudar unos 100 millones. SOS ya ha sacado a la venta su división arrocera, sobre la que tienen interés muchas compañías. El precio de salida está por encima de los 200 millones. La siguiente en la estrategia de ventas será la empresa de aceituna de mesa. Los activos inmobiliarios, sin embargo, esperarán hasta que se recuperen los precios.

El grupo pretende recaudar 500 millones de euros con las ventas de activos y hacer una ampliación de capital de 200. SOS se concentrará en el negocio del aceite, en donde lidera el mercado mundial con unas 300.000 toneladas anuales de aceite de oliva y unas 100.000 de aceite de semillas.

El comprador de sus fincas portuguesas, Sovena, es interproveedor de Mercadona. Invierte en olivares a través de Elaia, una sociedad que tiene ya unas 4.000 hectáreas en Portugal y unas 1.000 en Extremadura, a las que ahora suman las 5.200 de SOS. Sovena tiene de socio en Elaia a la firma de capital riesgo Atitlán, liderada por Roberto Centeno, yerno de Juan Roig, propietario de Mercadona. Sovena elabora unas 180.000 toneladas de aceite de oliva al año. Compran aceite de oliva en muchos sitios y también en Andalucía. La producción que podrá sacar de su nueva adquisición es de unas 7.000 toneladas al año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios