Las constructoras españolas pierden cientos de millones en 2008

  • El beneficio de Acciona se reduce a la mitad, Ferrovial pierde 838 millones y Sacyr Vallehermoso otros 176 millones.

La crisis que sacude a toda la economía y especialmente al sector del ladrillo ha pasado una importante factura a las cuentas de resultados de las principales constructoras españolas en los últimos meses del año. La más perjudicada ha sido Acciona que el pasado año vio reducir su beneficio a la mitad hasta los 464 millones de euros. La compañía atribuye el descenso del resultado al fuerte incremento de los gastos derivados del cambio de consolidación de Endesa. También vieron mellados sus resultados Ferrovial que perdió 838 millones de euros por un cambio fiscal en Reino Unido y Sacyr Vallermoso, que perdió 176,75 millones en 2008 por la venta de Eiffage.

El pasado año Acciona obtuvo un beneficio neto de 464 millones de euros en 2008, lo que supone un descenso del 51,1% respecto a 2007. Las cuentas de la compañía de la familia Entrecanales de 2008 aún incluyen la consolidación proporcional de la participación del 25% en Endesa, dado que el acuerdo con Enel para su venta se cerró el pasado 20 de febrero.

El descenso del resultado responde al fuerte incremento de los gastos financieros netos asociados al cambio de consolidación de Endesa en 2008, dado que en 2007 sólo se contabilizaban los dividendos recibidos de la participación, que computaban como ingreso financiero. La caída del beneficio también responde a las provisiones de 112 millones de euros realizadas por el deterioro de activos inmobiliarios y a los menores ingresos por ventas de activos.

La contribución de Endesa impulsó la cifra de negocio de Acciona, que creció un 59,3%, hasta los 12.665 millones de euros (de los que 5.458 millones provinieron de la eléctrica), y sobre todo el beneficio bruto de explotación (Ebitda) que se duplicó (100,9%) y sumó 2.827 millones (1.757 millones de Endesa).

Por contra, el negocio inmobiliario se anotó el mayor descenso de ingresos, con una caída del 28,1%, hasta 320 millones. Las ventas de viviendas se desplomaron un 76,5% y sumaron 43 millones.Asimismo, el tradicional negocio constructor (que, descontando Endesa, constituye primera fuente de ingresos del grupo), redujo un 2,8% su facturación, hasta 3.592 millones, y disminuyó un 12% su aportación al Ebitda. No obstante, el pasado año su cartera de obra aumentó un 28%.

Tampoco Ferrovial tuvo un buen año, en parte por el efecto en su filial británica de aeropuertos BAA de una reforma fiscal realizada en Reino Unido. El pasado año Ferrovial registró una pérdida neta de 838 millones de euros en el ejercicio 2008, frente al beneficio de 734 millones de 2007.

Esta reforma tiene un impacto negativo de 871 millones de euros en las cuentas del grupo de constructor y de servicios controlado por la familia Del Pino. La modificación consiste en que desaparece en Reino Unido el derecho a amortizar fiscalmente determinados edificios mediante la deducción de un 4% del coste de adquisición durante 25 años. La entrada en pérdidas de Ferrovial también deriva de la apreciación del euro, de las ventas de activos del ejercicio anterior y de la depreciación de determinados activos inmobiliarios de BAA.

Por áreas de negocio, destacan los descensos registrados en las de construcción y concesión de aeropuertos. El tradicional negocio constructor, primera fuente de ingresos de Ferrovial, facturó 5.155,1 millones de euros en 2008, un 0,9% menos,  y redujo un 22,5% su aportación al Ebitda. El grupo atribuye estos datos a la "brusca" caída de la construcción de viviendas y "a la menor licitación por parte de las administraciones públicas" en España. El descenso de este negocio responde fundamentalmente al mercado doméstico, donde las ventas se redujeron un 11,3%, dado que en el exterior logró elevar un 19,2% su facturación. Ferrovial arranca además el año con un descenso del 4,1% en su cartera de obra pendiente de ejecutar, valorada en 8.756 millones de euros, con un desplome del 50,1% en la edificación residencial.

La división de aeropuertos ingresó 3.308,1 millones de euros, un 14,3% menos (un 15% más en caso de descontar el efecto del tipo de cambio de divisa), pero fue la rama que más aportó al Ebitda (1.338 millones). Además, la división de servicios, segunda fuente de ingresos, facturó 4.669,8 millones, un 1,1% más, en tanto que autopistas y aparcamientos contribuyó con 1.081 millones, un 5,5% más.

Por su parte, Sacyr Vallehermoso registró una pérdida neta de 176,75 millones de euros en 2008, frente al beneficio de 672,86 millones de euros de 2007. El descenso responde fundamentalmente a la venta de su participación en la francesa Eiffage a comienzos del pasado año. Descontando esta transacción, el grupo obtuvo un beneficio de 300,54 millones, un 55,3% menos. La venta de Itínere no tiene impacto en las cuentas de 2008 de Sacyr dado que, pese a que se cerró en diciembre, se materializará a lo largo de 2009.

La cifra de negocio del grupo que preside Luis del Rivero se elevó un 2,7% hasta sumar 5.379 millones de euros, en tanto que el resultado bruto de explotación cayó un 25,2%, hasta 645,37 millones.

Por filiales, el área de construcción creció un 4,5%, Testa un 3,3%, el grupo de servicios Valoriza un 37% y la nueva Sacyr Concesiones un 116,9%. La cartera de obras y servicios registró un incremento del 6,9%, hasta la cifra de 35.970 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios