Los controladores mantienen los paros para este fin de semana

  • USCA amenaza con recrudecer la movilización después del verano por la falta de acuerdo con Enaire

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) mantiene los paros parciales convocados para el próximo fin de semana, tras una reunión infructuosa celebrada ayer con Enaire, y amenaza con "recrudecer, posiblemente, las protestas al término del verano".

Las dos nuevas jornadas de paros de tres horas, convocadas por el sindicato para mañana (de 10:00 a 13:00) y el domingo (de 17:00 a 20:00) se suman a las seis anteriores que el colectivo lleva secundando desde junio, para pedir el archivo de las sanciones impuestas a 61 controladores de Barcelona por el cierre del espacio aéreo en 2010 y la readmisión de otro despedido en Santiago por los mismos hechos.

USCA explicó ayer que había solicitado a la empresa gestora de navegación aérea en España y matriz de Aena la celebración de una reunión negociadora, después de que ésta "no hubiera abierto ninguna vía de contactos desde las últimas jornadas de huelga, desarrolladas los pasados 11 y 12 de julio".

Por su parte, Enaire reiteró en una nota "su total disposición a seguir dialogando y buscar soluciones que eviten la realización de más paros por parte de este colectivo profesional". El sindicato considera incomprensible la decisión de la empresa de mantener las sanciones después de que el juez que instruyó las diligencias penales determinó la ausencia de responsabilidad de los sancionados.

Enaire anunció en marzo pasado la resolución de los expedientes laborales disciplinarios abiertos en el Centro de Control de Barcelona, una vez que el Juzgado de Instrucción de Gavá (Barcelona) había concluido el proceso penal, confirmando "el abandono del ejercicio de sus funciones" por parte de los controladores involucrados y "una alteración colectiva del régimen de trabajo distinta a la huelga". La empresa detalló entonces que, tras los hechos acaecidos el 3 y 4 de diciembre de 2010, Enaire había incoado los correspondientes expedientes laborales disciplinarios, que fueron suspendidos en mayo de 2011, ante la apertura de una causa penal por parte de la Fiscalía. La suspensión se iba a prolongar hasta la resolución de las causas penales, de acuerdo a la normativa de aplicación, lo que ocurrió el 9 de diciembre de 2014. En cuanto al controlador de Santiago despedido por faltar al servicio entre el 28 y el 30 de noviembre de 2010, una sentencia judicial confirmó en abril de 2013 su falta injustificada y la firmeza de su despido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios