Los créditos fiscales y la refinanciación de la deuda llevan a Deoleo a pérdidas

Deoleo, líder mundial en envasado y comercialización de aceite de oliva, registró en 2014 unas pérdidas de 74 millones de euros, "por gastos no recurrentes", según comunicó ayer la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado quedó lastrado por la reestructuración de la deuda, que supuso unos gastos financieros valorados en 23 millones de euros en el mes de junio. Además, la nueva ley del impuesto de sociedades, que estableció el tipo impositivo del 28% para 2015 y del 25% para los años siguientes, ha deteriorado los créditos fiscales. "Se han adecuado los impuestos diferidos con un efecto neto de 40 millones de euros en el gasto por impuesto; a esto se suman los gastos por deterioro de marcas no relevantes (seis millones euros), que aunque no afecta al saldo de caja sí que da lugar al resultado negativo", apunta la nota.

Las ventas aumentaron un 2% en volumen (unidades vendidas), aunque la facturación cayó ligeramente, hasta los 773,2 millones de euros, por los bajos precios del aceite de oliva en el primer semestre del año.

El Ebitda (beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) fue de 81,4 millones de euros, un 1,6 % por encima del resultado del año 2013, y en línea con las previsiones, a pesar de que el último trimestre del año fue muy complicado por la fuerte subida (+50%) del precio del aceite de oliva en origen.

La deuda financiera neta aumentó en 17 millones de euros (+3,6 %) con respecto al ejercicio anterior, principalmente por la subida de los precios de la materia prima en la segunda mitad del año, aunque se mantiene en una cifra estable, dentro de las previsiones de la propia empresa (489,5 millones euros).

El grupo mantiene su cuotas de mercado en sus principales mercados de referencia (15 % en España, 23 % en Italia y 19 % en Estados Unidos), ayudado también por la tendencia a la baja de las marcas de la distribución, que en España retrocedieron un 0,8 %.

La compañía subrayó ayer en un comunicado que mantiene su estrategia de crecimiento "gracias a la estabilidad y confianza" que aporta el nuevo accionista de referencia del grupo, el fondo de británico CVC, y a una mejor posición financiera, lo que permite afrontar con "solvencia y optimismo" el futuro de la aceitera española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios