Unos 2.700 españoles tenían cuentas opacas en la filial suiza del banco HSBC

  • En total, sumarían unos fondos de 1.800 millones de euros. La rama helvética de la entidad ayudó a sus clientes a evadir impuestos y esconder millones de euros.

Comentarios 12

Casi 2.700 clientes españoles tuvieron cuenta en la filial suiza del banco HSBC, sumando unos fondos aproximados de 1.800 millones de euros opacos. Así lo revelan los datos filtrados por distintos medios de comunicación internacionales, como The Guardian o Le Monde, entre los que se incluye El Confidencial. Desde afamados deportistas hasta modelos y cantantes figuran en esta lista filtrada por el ex trabajador del banco Hervé Falciani. Dicha relación cuenta con más de 130.000 supuestos evasores fiscales.

Según informa El Confidencial, figuran el futbolista Diego Forlán o el rey de Marruecos Mohammed VI, así como Michael Schumacher, Valentino Rossi, el rey Abdalá II, la modelo Elle MacPherson o el tenista Marat Safin son otros de los nombres publicados en El Confidencial, entre los que también destacan los de los pilotos de Fórmula 1 Fernando Alonso y Heikki Kovalainen, los cantantes David Bowie y Tina Turner, el empresario Flavio Briatore o el actor Christian Slater. También está el fallecido presidente del Santander Emilio Botín.

Este diario digital recuerda que "las autoridades galas reenviaron a las españolas la información sobre los ciudadanos de España que aparecían en la lista. Se trata de unos 2.700 clientes reales" que se irán conociendo en los próximos días.

La rama suiza del banco británico HSBC ayudó a numerosos clientes a evadir impuestos y esconder millones de dólares en bienes, asesorándoles sobre cómo evitar a las autoridades fiscales en cada país, según han revelado varios medios internacionales.

Los documentos obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación muestran que la rama suiza del banco permitió a los clientes retirar dinero en efectivo, en ocasiones en moneda extranjera no usada en el país, creó sistemas para permitir a algunos clientes evadir impuestos, se confabuló con algunos clientes para esconder cuentas negras no declaradas a las autoridades fiscales nacionales y abrió cuentas a criminales internacionales, empresarios corruptos y otros individuos de riesgo.

HSBC ha admitido los comportamientos ilegales de su rama suiza, afirmando que la misma no fue integrada totalmente tras su compra en 1999, lo que permitió que mantuviera unos estándares "significativamente más bajos". En este sentido, el banco, el segundo más importante del mundo, ha reconocido que no tomó medidas contra la rama suiza hasta 2011. "HSBC fue dirigido en el pasado de una forma federada y las decisiones eran tomadas frecuentemente a nivel nacional", ha dicho.

El banco estuvo presidido en la citada etapa por Stephen Green, quien abandonó el cargo en 2010 para convertirse en ministro de Comercio en el Gobierno de David Cameron. Por el momento se ha negado a hacer declaraciones sobre las filtraciones. Pese a que las autoridades fiscales de todo el mundo han tenido acceso confidencial a los documentos desde 2010, la naturaleza de la conducta de la rama suiza del HSBC no había salido a la luz hasta ahora.

Los documentos muestran que el banco asesoró a familiares de dictadores, a personas implicadas en casos de corrupción en África y a gente involucrada en el comercio de armas y de los conocidos como diamantes de sangre. HSBC hace frente a investigaciones criminales y a cargos en Francia, Bélgica, Estados Unidos y Argentina a raíz de la filtración de los documentos, si bien por el momento no se han abierto acciones legales contra el banco en Reino Unido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios