Los grandes del ladrillo quieren ya un plan ante los recortes

  • Seopan estima que el ajuste de Fomento acabará con 72.000 empleos a corto plazo

El presidente de la patronal de grandes constructoras (Seopan), David Taguas, consideró ayer que es el momento de lanzar el Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI), presentado el pasado mes de abril para paliar así los efectos negativos que tendrá el recorte de la obra pública anunciado por el Gobierno. No obstante, no ocultó que el sector de la construcción vive un momento "bastante delicado" una "perturbación importante", pues antes de enfrentarse a la caída de la demanda de obra civil, estaba "sobredimensionado" como consecuencia de la fuerte demanda pública y la estructura del Estado, y con márgenes de beneficios reducidos.

Taguas recordó que la mejor solución "para todos" es que las infraestructuras reciban capital privado para su financiación, tal y como prevé el PEI. No obstante, precisó que ello no es fácil, pues se necesitan proyectos "muy bien definidos" y que sean "financiables en las condiciones normales de los mercados". Además de los últimos recortes, Taguas recordó que ya en la actualización del Plan de Estabilidad presentado en enero, estaba previsto un ajuste muy importante de la inversión pública hasta 2013. "El ajuste actual -6.500 millones- es adicional, y va a suponer la destrucción de 72.000 empleos a corto plazo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios