Un fallo informático impide tramitar el pago de la PAC a 230.000 agricultores

  • Los productores andaluces no pueden solicitar el anticipo de las ayudas debido a que el programa desarrollado por la Junta no tiene versión imprimible · Agricultura espera resolver el problema "en breve"

Comentarios 6

La tramitación de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) está prácticamente paralizada casi un mes después de que se abriera el plazo oficial de solicitud. El problema radica en un fallo en la aplicación informática desarrollada por la Junta de Andalucía que impide imprimir los documentos, según denunció ayer la organización agraria Asaja. Fuentes de la Consejería de Agricultura reconocieron que el programa "da ciertos problemas a la hora de imprimir pero se está haciendo un gran esfuerzo para subsanarlos en breve".

La aplicación informática está en poder de "entidades colaboradoras" -como la propia Junta, las organizaciones agrarias o cajas rurales- y supone la única vía para cumplimentar las solicitudes de las ayudas europeas. Sin embargo, las entidades financieras exigen a los agricultores y ganaderos una copia sellada en papel para anticipar el cobro de las subvenciones, los llamados créditos de campaña.

Estos anticipos son cruciales ya que los productores pueden disponer de fondos casi de forma inmediata abonando un interés a bancos y cajas. "Sobre todo son importantes en una campaña como ésta, en la que muchos cultivos de invierno se han ido al garete por las lluvias y los agricultores necesitan liquidez para costear la siembra de primavera", señaló un portavoz de Asaja-Sevilla.

Además del impedimento financiero, el fallo informático está generando un atasco burocrático, ya que unos 230.000 agricultores y ganaderos andaluces están a la espera de cumplimentar los trámites, según estimaciones de Asaja, que denunció que "pese a que el plazo oficial se abrió el pasado uno de febrero, el programa informático que permite elaborar las complejas declaraciones de ayudas de la PAC no se entregó a las entidades colaboradoras hasta finales de la semana pasada".

Para paliar estos retrasos, la organización agraria reclamó a la Consejería de Agricultura que amplíe el periodo de solicitud de la PAC "en al menos un mes, y que no se cierre el 30 de abril, como estaba previsto, sino el 31 de mayo, lo que permitirá completar adecuadamente todos los expedientes".

A la hora de tramitar las ayudas, los productores de algodón están encontrando el problema añadido de que todavía no se han publicado las normas que regirán en esta campaña. "La falta de una normativa clara sobre este cultivo genera dudas en los algodoneros, que no podrán hacer su declaración hasta que no sepan cuáles van a ser las exigencias que finalmente se les planteen", señaló Asaja. A diferencia de otras campañas, el borrador de la normativa planteado por la Junta introduce la exigencia de unos rendimientos mínimos por hectárea para cobrar las ayudas.

Los agricultores consideran que este requisito es "imposible de cumplir" debido a que Bruselas ha prohibido la mayor parte de los insecticidas que protegían el algodón del Bajo Guadalquivir de las plagas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios