Los mercados ignoran a S&P y la agencia responde degradando el fondo de rescate

  • Las bolsas europeas registran subidas generalizadas tras la compra de deuda del BCE y el respaldo de Moody's a la triple A francesa · Draghi avisa de que habrá que ampliar la dotación del cortafuegos de la crisis del euro

Las bolsas europeas cerraron ayer casi todas al alza alentadas por la intervención del Banco Central Europeo (BCE) e ignorando la rebaja de la calificación a nueve países de la Eurozona de Standard & Poor's (S&P). La agencia respondió con una degradación del fondo de rescate europeo, que perdió la tripe A. En efecto, poco después del cierre de los mercados S&P anunció la rebaja de la calificación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), que dejó con AA+.

Una de las primeras reacciones fue la del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que, por un lado, afirmó que Europa tiene que "aprender a funcionar sin dar tanto peso a las evaluaciones" de las agencias de calificación. Pero por otro, pidió ampliar el fondo de rescate, con una mayor contribución de los países triple A, y con el objetivo de facilitar la ayuda de los bancos que no estén sujetos a programas de ayuda y financiera, en referencia a los italianos y españoles. Draghi advirtió de que la situación en la Eurozona ha empeorado en los últimos meses y es "muy grave". El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, aseguró que la rebaja de la calificación no reducirá su capacidad de préstamo, y subrayó que el instrumento seguirá contando con el respaldo de los países del euro.

Ahora habrá que esperar a la reacción de los mercados europeos a esta nueva degradación, tras responder a S&P con subidas generalizadas ayer a la rebaja masiva de países de la Eurozona.

Durante la sesión bursátil de ayer, el parqué de Fráncfort se revalorizó el 1,25%, Milán lo hizo el 1,4 % y Londres, el 0,37 %. La bolsa de París también subió, el 0,89%, y la española terminó plana, con un levísimo descenso del 0,01%.

Como consecuencia de la decisión anunciada el viernes por S&P, que rebajó la nota de la deuda española en dos escalones, las bolsas europeas comenzaron la sesión con descensos, pero las pérdidas fueron reduciéndose a medida que avanzaba la sesión y llegaban buenas noticias.

Así, pese a la rebaja de la máxima calificación de la deuda francesa por parte de S&P, otra agencia estadounidense, Moody's, confirmó la nota de sobresaliente con perspectiva estable que asigna a Francia, pero advirtió que el país está bajo vigilancia.

Además, en la primera subasta tras perder la triple A de S&P, el Tesoro francés logró colocar 8.590 millones de euros a un tipo de interés más bajo.

También las primas de riesgo de los países periféricos también se han visto a primera hora de la sesión afectadas por la rebaja de la calificación de S&P, pero al cierre, dicha presión se quedó diluida tras la intervención del BCE. Así, la prima de riesgo francesa, que iniciaba la sesión en los 133 puntos básicos, cerró en 126, mientras que la italiana, que acabó el pasado viernes en los 486 puntos básicos y repuntaba esta mañana hasta los 501, ha finalizado en 485 puntos básicos. La prima de riesgo de España pasó de los 345 puntos básicos del viernes a los 341 del cierre de ayer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios