La nacionalización de las pensiones argentinas lleva al Íbex a otro desplome

  • La incertidumbre generada por la inesperada decisión del Gobierno de Buenos Aires arrastra un 8,16% al selectivo, otra vez bajo los 9.000 puntos · El juez registra la sede del fondo de pensiones controlado por el BBVA

Llueve sobre mojado en el Íbex 35. Al pánico provocado por la amenaza creciente de recesión y los malos resultados empresariales en EEUU se suma ahora la incertidumbre generada por la decisión del Gobierno argentino de nacionalizar el sistema privado de pensiones y la posibilidad de que sea sólo el primero en una larga lista de intervenciones. El resultado: el Íbex perdió un 8,16%, la segunda mayor caída de su historia para quedar sumido en los 8.995,30 puntos, nivel mínimo en más de tres años.

Las empresas españolas con intereses en el país, que son los principales valores del selectivo, sufrieron un castigo dramático por las dudas sobre la seguridad jurídica de sus inversiones en Argentina y el futuro económico del país. Los títulos de Repsol-YPF cayeron un 15,75%, el mayor desplome en 11 años, Telefónica recortó un 8,8%, mientras que Santander y BBVA cedieron más de un 9. El efecto Kirchner fue el responsable de que el desplome del Íbex superara con creces al del resto de plazas europeas. Las multimillonarias pérdidas de Wachovia y el recorte de los beneficios de Boeing tiñeron de rojo la apertura de Wall Street y no hicieron más que confirmar la nueva sangría bursátil. El Cac-40 parisino cedió un 5,1%, el FTSE-100 de Londres un 4,46 %, y el Dax de Fráncfort, un 5,53%.

El anuncio del Gobierno argentino, que fue recibido con caídas superiores al 17% en la apertura del mercado de Buenos Aires, provocó un maremoto en el parqué madrileño. Y es que una medida similar, en 2001, sirvió de anticipo a una posterior suspensión de pagos, lo que hizo que ayer saltaran las alarmas acerca de la solvencia en las cuentas públicas de Argentina. Ante ello, el Gobierno intentó mandar un mensaje de calma. "En Argentina, las empresas tienen seguridad jurídica, por eso no hay motivo alguno de preocupación, especialmente YPF, ya que nos parece adecuado su plan de negocios e inversiones", resaltó el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido.

Sin embargo, la medida pareció no ser suficiente, ya que Repsol, con gran parte de su negocio en el país, fue uno de los principales perjudicados de la jornada, al ceder un 15,75%. Su principal accionista, Sacyr Vallehermoso, también se dejó un 8,14%. La decisión del Gobierno de Kirchner, que afecta de lleno a Consolidar, la gestora de pensiones de BBVA en Argentina, hizo también mella en la cotización del grupo de Francisco González, que se dejó un 9,1%. Y además, horas después, el juez federal Claudio Bonadio ordenó el registro de la sede de Consolidar a instancias del fiscal Miguel Ángel Osorio para investigar si esta empresa -junto con nueve más- ha efectuado maniobras fraudulentas para liquidar sus activos en cuanto supieron del cambio previsto del Gobierno.

La operación judicial se enmarca en la causa emprendida a raiz de una denuncia hecha ayer por el titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones de la Seguridad Social, Guillermo Marijuan. Los registros buscan recabar información sobre las administradoras de fondos de jubilación y pensión que operan en el país.

Más acusada fue la caída del Santander, que recortó un 9,91%, afectada además por la exposición de Banif, su filial de banca privada, a la quiebra de Lehman Brothers.

Telefónica, también con fuerte presencia en el país del Cono Sur, recortó un 8,83%, mientras que el quinto grande, Iberdrola, cedió un 8,31%. No obstante, el mayor batacazo lo sufrió Gamesa, que perdió un 22,3 % tras conocerse que parará temporalmente la producción de las fábricas que hayan finalizado los pedidos antes de plazo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios