Ocho de cada diez nuevos parados andaluces en el mes de enero son mujeres

  • El paro vuelve a crecer en la región espoleado por el sector servicios · Segunda mayor caída de la historia de la afiliación

Comentarios 1

Mujer, de más 25 años de edad y ex empleada del sector servicios. Éste es el retrato robot de los nuevos parados que se inscribieron en las listas del Servicio Andaluz de Empleo durante el pasado mes de enero. Andalucía registró 16.592 nuevos desempleados en el primer mes de 2010 en comparación con diciembre. De ellos 14.054 son mujeres. Dramas con nombres y apellidos que suman en la comunidad andaluza un total de 868.085 personas a la búsqueda y captura de un empleo. No hay una cifra mayor en toda la serie histórica del Ministerio de Trabajo, que arranca en 1996. Los datos del departamento que dirige Celestino Corbacho también confirman que España ha rebasado ya la frontera de los cuatro millones de parados, tal y como avanzó el pasado viernes la Encuesta de Población Activa (EPA), siempre más pesimista que los registros de los servicios públicos de empleo.

La perspectiva interanual arroja también un panorama desolador. En los últimos doce meses, el número de parados aumentó en Andalucía un 16%, agregando 123.129 desempleados más. En el cómputo nacional, el incremento es del 21,6%, el menor desde julio de 2008, que suponen casi 721.000 nuevos desempleados. Por lo tanto, España suma 32 meses consecutivos con incrementos del número de desempleados de manera interanual.

El fin de la temporada navideña es uno de los culpables del protagonismo del sector servicios en Andalucía, el que tiene más peso dentro de la economía regional, y que fue el que más parados aportó durante el mes de enero. 17.385 más, para ser exactos.

Al sector servicios se suma el colectivo sin empleo anterior, con 2.428 nuevos inscritos. Detrás de estos números podría esconderse el efecto llamada al que ha aludido en varias ocasiones la Junta de Andalucía, en referencia a miembros de una familia que se apuntan a las listas del paro cuando alguno de sus integrantes se queda sin empleo. La industria también arrojó cifras negativas, al incrementar el número de desempleados en más de medio millar.

Los datos podrían haber sido peores en Andalucía si la construcción no hubiera roto la tendencia negativa de los últimos meses. El ladrillo restó 2.771 parados al cómputo regional, gracias posiblemente al Plan Proteja y a la reactivación de las obras públicas. La agricultura también echó una mano al reducir el número de parados en 971 personas.

La contratación temporal sigue escalando posiciones, alcanzando ya el 96,5% de los contratos suscritos en el mes de enero en Andalucía, seis puntos más que la media española. Pero la actividad económica sigue alicaída, como demuestra que el número de contratos firmados es un 2,3% inferior al registrado en el mes de enero de 2009, que ya fue uno de los más negativos de la historia reciente.

Estos datos se traducen también en un nuevo descenso de la afiliación a la Seguridad Social. En el último año, el número de cotizantes retrocedió en Andalucía casi un 1,9% y se sitúa ya en algo más de 2.869.000 afiliados. A nivel nacional, la sangría es mayor, ya que la caída llega al -3,5%, lo que deja a la Seguridad Social con los mismos cotizantes que en 2005, y supone la segunda mayor caída de la serie histórica. Por cada pensionista, hay 2,5 afiliados, la ratio más baja desde el año 2004. Por primera vez, los beneficiarios por prestaciones por desempleo superan en España los tres millones de personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios