El olivarero pierde casi un euro por cada kilo de aceite que vende

  • COAG cifra el saldo negativo en Andalucía en 430 millones por los bajos precios

Los precios del aceite de oliva están hoy, como la campaña pasada, otra vez por los suelos. Según COAG, los agricultores han recibido de media 1,76 euros por kilo. Si tenemos en cuenta que el coste medio de producción se sitúa en 2,49 euros, cantidad así fijada por el Estudio de la cadena de valor del aceite de oliva elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente, el olivarero está perdiendo 0,73 euros por cada kilo de aceite que vende. Casi un euro.

COAG calcula que, en Andalucía, las pérdidas rondan en lo que va de campaña los 430 millones de euros. Si la situación continúa igual, la temporada 2009/2010 se saldaría con un balance negativo de 700 millones de euros. Hasta hoy, las dos provincias que más han sufrido han sido Jaén, con casi 200 millones de euros en números rojos, y Córdoba, con 112. "Si pudieran, muchos olivareros dejarían su ocupación, pero ahora mismo la situación económica no lo permite", afirma Rafael Civantos, miembro de la ejecutiva regional de COAG Andalucía. La consecuencia más palpable de la situación de asfixia del agricultor es, dice Civantos, la desidia. "Hay una cierta dejadez y no se realizan las labores de poda, de limpieza o de cultivo".

Y este año, a diferencia del pasado, no se ha activado el mecanismo del almacenamiento privado, que supuso una inyección de 65 millones según la organización agraria y cuyo simple anuncio elevó los precios de 1,61 euros por kilo a 2,03, hasta llegar a los 2,40 durante su vigencia. COAG, igual que el resto de asociaciones de productores y la propia Junta, siguen reivindicando al Ministerio de Medio Ambiente que solicite a Bruselas la activación del mecanismo. Pero el Gobierno no lo hará mientras los precios sigan por encima de lo que marca la normativa para ponerlo en marcha (1.779 euros por tonelada de aceite de virgen extra y 1.710 para el virgen).

COAG se escuda para justificar su activación en que esa referencia está obsoleta, ya que data de la campaña 1996/97, y en que la normativa también habla de "perturbaciones del mercado", que "es lo que está pasando este año", dice Civantos. La causa de la anomalía, según COAG, es la presión a la baja de las cinco principales operadoras del mercado, que controlan prácticamente la totalidad de la oferta. "Hay mucha demanda de salida y cada mes salen 110.000 toneladas, una cifra récord en el sector; esto debería subir los precios hasta rondar los 2,50 euros por kilo, pero pasa justo lo contrario".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios