Los países del G7 acuerdan la reforma del FMI

  • Los países más industrializados del mundo firman además evitar medidas proteccionistas que puedan empeorar la ralentización de la economía.

Las siete economías más potentes del mundo (G7) lanzaron hoy un llamamiento contra el proteccionismo, tendencia que "agravaría todavía más" la actual crisis financiera, y acordaron la necesidad de reformar el Fondo Monetario Internacional (FMI) para dotarlo de recursos adicionales. Además se comprometieron a hacer todo lo que esté de su parte para combatir la "severa" recesión que está sufriendo la economía global.

Éstas fueron algunas de las conclusiones a las que llegaron los ministros de Finanzas y los gobernadores de los Bancos Centrales del G7 en la cumbre que celebraron en Roma, la primera de las que organizará Italia durante su año de presidencia del G8.

Al encuentro acudieron los ministros de Finanzas y los gobernadores de los Bancos Centrales de Italia, Canadá, Alemania, Japón, Francia, Reino Unido y Estados Unidos, que en algunas de las sesiones también contaron con la participación de sus homólogos rusos, país que junto a los demás conforma el grupo del G8.

El miedo a la expansión de medidas proteccionistas por parte de los distintos países ha ido creciendo a medida que se han ido confirmado las dimensiones "sin precedentes" de la actual crisis financiera. De hecho, tanto Alemania como Gran Bretaña recordaron este viernes las consecuencias extremadamente negativas que conllevó la adopción de medidas proteccionistas a raíz de la Gran Depresión de los años 30.

En este sentido, el nuevo secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, pidió que "todos los países" defiendan "el libre comercio", lo cual es "esencial para el crecimiento económico y la prosperidad".

Geithner, que se sirvió de la reunión romana para debutar en la escena internacional, consideró que el plan de incentivos a la economía aprobado por su Gobierno "pone el fundamento de la recuperación". El plan fue aprobado hace pocas horas por el Senado americano y está valorado en 787.000 millones de dólares.

Sin embargo, lo que preocupa a las demás economías es la polémica cláusula 'Buy American', con la que el Gobierno estadounidense pretende favorecer la producción nacional.

A la tendencia proteccionista que en la práctica podría adoptar Estados Unidos se suman las ayudas al sector automovilístico aprobadas recientemente por Francia e Italia. Aun con todo, la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, consideró que el plan de su Gobierno "no puede considerarse proteccionista". 

En el comunicado final de la reunión, el G7 admitió que "lo que empezó como una turbulencia financiera" está ahora repercutiendo sobre la "economía real" en todo el mundo, tal y como demuestran las "significativas pérdidas de trabajo", situación que "persistirá a lo largo de 2009", advirtió.

Ante este contexto, los países renovaron su compromiso" para "apoyar el crecimiento y la creación de empleo así como para fortalecer  el sector financiero".

Los Siete consideraron que ahora, la "estabilización de la economía global y de los mercados financieros" debe ser su "prioridad absoluta". Para ello se comprometieron a emprender "todas las iniciativas que sean necesarias" para "restituir la plena confianza" en el sistema financiero. 

Otro de los aspectos que acordaron fue la necesidad de reformar el Fondo Monetario Internacional (FMI) y dotarlo de recursos adicionales, algo que definieron como "crucial para responder de un modo efectivo" a la crisis actual. En este sentido, apostaron por una "mayor colaboración" entre el FMI y el Foro de Estabilidad Financiera (FEF), colaboración que consideraron "particularmente importante" para desarrollar un asesoramiento "tempestivo y fiable" sobre los riesgos macro financieros.  

Finalmente, los siete países más ricos del mundo también destacaron la necesidad de apoyar a los países menos desarrollados, facilitando su acceso al crédito y a la financiación comercial.

A lo largo de los próximos cuatro meses, las siete grandes economías prepararán un informe sobre los principios comunes en los que se debería basar la actividad económica internacional en el futuro. El G7 de ministros de Economía celebrado en Roma sirvió de preparación para la reunión del G20 que se desarrollará en Londres el próximo 2 de abril y en la que participarán las principales economías emergentes, entre las que figuran China, India, Brasil y México.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios