Todos pecaron de pesimistas

  • FMI y 'The Economist' previeron un 2014 mucho peor, mientras Funcas y CEEM se acercaron más a la realidad

Hay previsiones económicas para todos los gustos. Todo tipo de instituciones: financieras, privadas, públicas, académicas, nacionales, internacionales... realizan las suyas, pero muy pocas veces se contrasta la predicción con el dato real que después se observa. Éste es precisamente el objetivo que persigue la escuela de negocios Esade, que publica un indicador que refleja quiénes han atinado más y cuáles han acertado menos. La Diana de Esade, como se denomina la iniciativa, se erige así en un notario de las estimaciones que hace cada una y, en su última edición, pone de manifiesto que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y The Economist fueron los que más metieron la pata con respecto al crecimiento previsto para España en 2014. Por contra, Funcas (Fundación de Cajas de Ahorro) y CEEM (Centro de Estudios Empresariales) fueron los que más se acercaron a la realidad.

Las 24 instituciones analizadas por Esade pecaron de pesimistas. Ninguna previó que la economía española pudiera crecer al 1,4% el año pasado, al tiempo que también erraron en sus pronósticos sobre la disminución del paro. De hecho, la media de las previsiones de los organismos se situó en el 0,7%, justo la mitad del avance que posteriormente registró el país en 2014.

De acuerdo con este estudio, CEEM, Funcas, el Centro de Predicción Económica (Ceprede), la Comisión Europea, y los servicios de estudios de BBVA y Banco Santander fueron los organismos que más se acercaron al dato.

Sin embargo, las instituciones que más se alejaron del porcentaje de crecimiento que se produjo realmente fueron el FMI, The Economist, el Instituto Flores de Lemus y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) -ver gráfico adjunto-.

Mientras que en 2013 la media de las estimaciones se situó muy cerca del crecimiento real, "en 2014 se ha vuelto a producir un aumento de la desviación de las previsiones respecto a la realidad", ya que todas las instituciones situaron su previsión por debajo del crecimiento real, confirmó el director de Esade Madrid, Enrique Verdeguer. En su opinión, es destacable el pesimismo de instituciones como el FMI o The Economist, "que preveían un crecimiento del 0% o del 0,1%, respectivamente, frente al 1,4% que finalmente se produjo", y también del Gobierno -esperaba un avance tan sólo del 0,5%-, algo que "contrasta con el comportamiento de años anteriores". Por ello, los datos recogidos "confirman las mayores dificultades en las previsiones de las instituciones cuando se producen cambios en la tendencia", analizó. Además del cambio de ciclo económico, este pesimismo se debió al cambio del modelo laboral, según la investigadora de Instituto de Estudios Laborales de Esade, Ángeles Valls.Las previsiones de estas instituciones tampoco acertaron en el índice de paro con el que se cerraría 2014, un 23,7% según la última Encuesta de Población Activa (EPA) del año. La mitad de las instituciones fue pesimista -especialmente la OCDE y el FMI- y entre todas vaticinaron un incremento del desempleo respecto al registrado en 2013 -cuando fue del 26,03%-. La otra mitad se acercó en pocas décimas, como CEEM, La Caixa, BBVA, Cemex y Esade.

Eso sí, según destacó Verdeguer, nueve entidades previeron disminuciones de la tasa de desempleo con la economía creciendo por debajo del 1,2%, es decir, que muchos expertos sí anticiparon que se crearía empleo con un crecimiento del PIB (Producto Interior Bruto) todavía muy moderado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios