El presupuesto para pagar el paro bajará un 1,5% en 2011 en medio de la sangría laboral

  • El Gobierno justifica el recorte de 452 millones, hasta los 30.140, por la desaceleración que prevé en el número de desempleados

Paradójico, pero cierto. En medio de la sangría laboral que vive España y que, según las previsiones, no tocará a su fin a corto plazo, el Gobierno ha decidido reducir el montante destinado a pagar las prestaciones por desempleo de cara a 2011. El presupuesto de los Servicios Públicos de Empleo Estatales para 2011 será de 38.201 millones de euros, un 1,74% menos que este año. La mayor parte, 30.140 millones (el 78,8%) se destinará a prestaciones y subsidios por desempleo, lo que no es óbice para que este capítulo se vea mermado en un 1,54% (452,1 millones menos).

La secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, comunicó ayer estas cifras, recogidas en el anteproyecto de ley presupuestario, y destacó que la partida mantendrá cifras similares a las de 2010 "en un periodo de intensos ajustes económicos". Asimismo, el ministro de Fomento, José Blanco, justificó el descenso por la desaceleración que espera el Gobierno en el número de parados durante el próximo año.

Según los datos ofrecidos por Rojo, el Estado se encargará de aportar el 42% del presupuesto (16.040 millones) para complementar las cuotas para la protección por paro y financiar las políticas activas de empleo.

El 79% de los 38.201 millones presupuestados se destinarán al abono de prestaciones, el 20% a las políticas activas de empleo y el 1% restante al funcionamiento del organismo.

El presupuesto para sufragar la protección por desempleo alcanzará los 30.140 millones, de los que 20.929 son para prestaciones contributivas y 7.781 para subsidios (como la ayuda de los 426 euros).

Los 7.168 millones que se emplearán para políticas activas de empleo se distribuirán entre los programas de empleo, los de formación para el empleo y los incentivos al empleo estable (bonificaciones). Dentro del capítulo de formación para el empleo, 909 millones se destinarán a desempleados, de los que 814 millones los gestionarán las comunidades y los otros 95 irán dirigidos a programas "plurirregionales".

La parte del presupuesto asignada a la formación de ocupados alcanza los 1.380 millones, de los que 353 serán gestionados por las comunidades y 391 irán para planes intersectoriales y sectoriales gestionados por los agentes sociales (sindicatos y patronales).

Además, la partida para trabajadores en activo cuenta con 128 millones para formación de funcionarios a través del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) y 507 millones para formación en las empresas mediante bonificaciones (reducciones en las cuotas a la Seguridad Social). También habrá un fondo de 250 millones para personas tanto empleadas como desempleadas que será gestionado en su totalidad por las comunidades.

Como novedad, en 2011 el servicio contará por primera vez con una partida destinada a trabajadores autónomos en paro.

El Consejo de Ministros aprobará hoy el anteproyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2011, los terceros de una legislatura marcada por una recesión económica, que obligará al Ejecutivo a presentar sus cuentas públicas más austeras, con una subida del IRPF para las rentas más altas y bajo la sombra de la primera huelga general convocada contra Zapatero. El Ejecutivo se ha asegurado la convalidación de las cuentas tras un acuerdo con el PNV.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios