Análisis

¿Qué le puede ofrecer España a Cataluña?

  • Los datos han demostrado que el "España nos roba" es completamente falso

  • Sin entrar en cuestiones políticas, en el ámbito económico el Estado puede ofertar muy poco más

¿Qué le puede ofrecer España a Cataluña? ¿Qué le puede ofrecer España a Cataluña?

¿Qué le puede ofrecer España a Cataluña?

Comentarios 5

Una de las principales críticas de todos los gobiernos de la Generalitat al Gobierno central, desde los inicios del Estado de las Autonomías, ha sido la excesiva aportación de recursos públicos de la economía catalana al resto de España.

Esas críticas se intensificaron durante la década pasada, cuando, siendo todavía presidente Jordi Pujol, se dedicaron a repetir machaconamente el "España nos roba". Para apoyar ese falso argumento, se inventaron situaciones que no existían en otros países, pero que a los nacionalistas les servían como ejemplos en su campaña de desinformación y propaganda. En particular, que en Alemania -un país federal- existe un límite, fijado en la Constitución, por el que ninguna región transfiere a la federación más del 4% del PIB. Esta información se ha demostrado que es completamente falsa. En Alemania no existe tal límite.

Aplicar un modelo como el vasco o el navarro a Cataluña generaría desigualdad

Al mismo tiempo, y ante la insistencia del gobierno catalán, el Ministerio de Hacienda publicó en 2009 las balanzas fiscales. En ellas se desvelaba otra de las falsedades que el gobierno catalán venía repitiendo insistentemente: que el déficit fiscal de Cataluña con el resto de España era del 8,5% del PIB, lo que equivale a 16.000 millones al año. Esa sería la diferencia entre lo recaudado y lo gastado por el Estado en Cataluña.

¿Qué le puede ofrecer España a Cataluña? ¿Qué le puede ofrecer España a Cataluña?

¿Qué le puede ofrecer España a Cataluña?

Sin embargo, esa cifra proviene del uso de unos criterios de imputación territorial de costes y beneficios que son falsos y ningún economista puede defender. Imagine que se produce un brote de una enfermedad infecciosa en Barcelona y se extiende a toda España. ¿A qué territorio habría que imputar el coste de combatir el brote, sólo a Cataluña o a toda España? Y un cuartel del Ejército situado en Gerona. ¿A qué territorio habría que imputar los beneficios de la Defensa, solo a Gerona o a toda España? Estos costes y beneficios públicos se imputan a todo el territorio y no sólo a la región en donde tengan su origen o localización. El gobierno catalán, en sus cálculos, no incluía, entre otros, los beneficios y costes de los ministerios de Defensa y de Asuntos Exteriores, como si ese territorio no se beneficiara de ellos.

A pesar de la falsedad de sus argumentos, en Cataluña, una parte importante de la población ha terminado por creerse este robo, que no son sino servicios que presta el Estado en todo el territorio.

Es cierto que, en conjunto, el Estado recauda más de lo que gasta en Cataluña, pero utilizando el criterio económico correcto señalado antes, las cifras son muy inferiores a las señaladas por la Generalitat. Esa diferencia sería de, aproximadamente, 3.000 millones, un 1,5% del PIB, y no de 16.000 millones, el 8,5% del PIB. Una transferencia de recursos al resto de territorios del 1,5% parece una cifra muy razonable y es inferior a la que tiene lugar en otros países federales. En EEUU los estados más ricos (Nueva York, California, etc) transfieren recursos muy superiores al resto de estados. Igual sucede en Canadá, Australia o Alemania. Además, el territorio que transfiere recursos a otros, obtiene un enorme beneficio por pertenecer al mismo país, por tener acceso gratuito a un gran mercado unificado.

En todo caso, con la aplicación desde 2009 del nuevo sistema de financiación, Cataluña ha mejorado significativamente y la brecha entre lo recaudado y gastado por el Estado se ha reducido. En el gráfico adjunto podemos observar que con la aplicación del nuevo sistema de financiación de 2009, sobre una media nacional de 100, Cataluña obtiene 98,5, solo un 1,5% por debajo de la media. Otros territorios, Cantabria especialmente, se encuentran entre 20 y 30 puntos por encima de la media nacional.

Una revisión profunda del actual sistema implantado en 2009, que el ministerio de Hacienda está contemplando, situaría a Cataluña con un índice de financiación por encima de la media, 101,6. En conjunto, el nuevo sistema reduciría notablemente las diferencias de financiación entre los distintos territorios. En el actual sistema, la diferencia entre los territorios mejor y peor financiados es de 30 puntos, mientras que en el nuevo sistema propuesto sería de unos 7 puntos: la diferencia entre Madrid, con 104,2 y Extremadura que tendría 97,2.

Andalucía, que se encuentra entre los territorios peor financiados, también mejoraría, pero seguiría situándose por debajo de la media nacional.

Todos los argumentos de los gobiernos catalanes quedarían invalidados con el nuevo sistema. Recibiría unos 3.000 millones adicionales al año respecto del actual.

Ahora bien, dada la radicalidad que está mostrando el gobierno catalán, nos tememos que no sería suficiente para que la Generalitat se mostrase satisfecha. Es más, nos tememos que todo lo que se pueda ofrecer, les parecerá poco.

Distintas voces desde Cataluña han mencionado como posible solución el establecimiento de un concierto económico como el que el País Vasco y Navarra tienen con el Estado. De aceptar el Gobierno del Reino un acuerdo de este tipo, con el objetivo de acallar las agresivas posiciones de la Generalitat, se generaría una situación de profunda injusticia -como la que actualmente sucede con el País Vasco y Navarra, que tienen un índice de financiación de 200, respecto de la media nacional de 100-. Al final, resultaría que las 4 regiones más ricas de España serían las mejor financiadas. Esto no tiene parangón en ningún estado federal del mundo. De hecho, y desde el punto de vista económico, se consagraría un estado confederal en el que algunos territorios sólo contribuirían estrictamente a los gastos comunes del Estado o incluso menos, como ocurre con el País Vasco.

Mientras tanto, las comunidades menos ricas -Extremadura y Andalucía- serían las peor financiadas.

Queda fuera del ámbito de este artículo valorar las concesiones políticas que España puede ofrecer a Cataluña. Pero, como hemos visto, desde el punto de vista económico existe poco margen a lo que el Estado puede ofrecer más allá de lo comentado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios