La quinta jornada de huelga en Iberia se salda con 10.000 pasajeros afectados

  • La compañía ha cancelado 186 operaciones, un 35% de los servicios previstos.

La quinta jornada de huelga secundada por los pilotos de Iberia ha afectado este miércoles a 10.000 pasajeros por la cancelación de cien vuelos a la que se ha visto obligada la aerolínea, en virtud de los servicios mínimos fijados por el Ministerio de Fomento.

Iberia tenía programadas 286 operaciones, de las que se han realizado 186, un 65% del total, frente a la cancelación del 35% de los servicios, pese a lo cual la jornada ha transcurrido con "total normalidad", al lograr la aerolínea recolocar en otros vuelos prácticamente la totalidad del pasaje afectado, según señalaron fuentes de la empresa. De los 45 vuelos de largo recorrido programados, se han cancelado siete; de los 118 de medio recorrido previstos, 44, y de los 123 nacionales que iban a despegar, 49 se han quedado en tierra.

Las cinco jornadas de huelga de pilotos -con un seguimiento del 100%, según el sindicato de pilotos Sepla- y las secundadas los pasados 18 y 29 de diciembre y 9 y 11 de enero, han afectado a más de 55.000 pasajeros de Iberia. Esta cifra irá aumentando los próximos días, con los paros convocados para el viernes 27 y el lunes 30 de enero, en las que se prevé que se cancelen 94 y 95 operaciones, respectivamente.

Sepla anunció la convocatoria de la huelga el pasado 7 de diciembre en contra de la creación de la filial de bajo coste Iberia Express, que hará su vuelo inaugural el próximo 25 de marzo. Aunque prosiguen las negociaciones entre la dirección de la compañía y el sindicato de pilotos no se vislumbran perspectivas de llegar a un acuerdo.

Este mismo miércoles, el presidente de Sepla-Iberia, Justo Peral, ha tachado de un "paripé de cara a los medios" las reuniones que hasta ahora ha mantenido el colectivo con la empresa, ya que "parece que están negociando, pero es falso", ha insistido. Asimismo, ha acusado a la dirección de Iberia de boicotear la negociación para que los pilotos se levanten de la mesa "con continuas provocaciones", como la apertura de una veintena de expedientes absurdos por salir 20 minutos tarde o por no embarcar un vuelo sin que haya llegado la tripulación al avión.

A su juicio, es una permanente provocación para que Sepla rompa una negociación que Iberia no quiere, mientras que sí ha negociado acuerdos tanto con el colectivo de tierra, que suma 16.000 trabajadores, como con el de tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), con más de 4.000 trabajadores. El acuerdo con los TCP llegaba la mañana de este miércoles y con ello Iberia se quitaba un peso de encima: una nueva huelga de cuatro jornadas en febrero que contemplaba convocar este colectivo en caso de no prosperar la negociación.

Mientras Sitcpla, UGT, CCOO y CTA acordaban con la compañía ampliar las garantías de empleo de los TCP en relación con la creación de Iberia Express y concretar un calendario para la transformación en fijos de 248 trabajadores eventuales, el sindicato Stavla se descolgaba de la firma, con argumentos similares a los de pilotos. El acuerdo de los TCP es el calco del que sellaron con la empresa el pasado viernes los sindicatos mayoritarios de tierra, que también habían amenazado con un paro, en este caso indefinido todos los lunes y viernes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios