La riqueza financiera de las familias crece un 13% por la caída de su endeudamiento

La riqueza financiera neta de las familias españolas, la diferencia entre los ahorros y las deudas, alcanzó 1,247 billones de euros en el primer trimestre del año, un 12,9 % más que un año antes, debido a la contracción del crédito y a la tendencia al ahorro de los hogares. Los datos publicados ayer por el Banco de España no implican que los españoles sean ahora más ricos que hace un año, sino que la caída del crédito y el desapalancamiento, es decir, la reducción del endeudamiento de las familias, hacen que la diferencia entre ahorros y préstamos se haya incrementado en los últimos doce meses, en línea con la tendencia de los últimos años.

Dos son las razones que explican esta tendencia, la contracción del crédito y la incertidumbre económica, y es que la entidades financieras mantienen una férrea política de concesión de préstamos a particulares.

Los datos del Banco de España indican que en el primer trimestre han caído tanto los préstamos a largo plazo, fundamentalmente para compra de vivienda, un 4%, como a corto plazo, como por ejemplo créditos al consumo, un 1,7%, ya que las entidades financieras son muy rigurosas con los requisitos necesarios para conceder crédito a particulares.

Asimismo, aunque la economía española crece a buen ritmo y se espera que termine el año con un aumento del PIB superior al 3 %, las familias mantienen la prudencia adquirida desde la crisis y su tendencia a disponer de un colchón para imprevistos. Los activos financieros de los hogares españoles -dinero en efectivo, acciones, depósitos y valores en renta- se elevaban al concluir el primer trimestre a 2,050 billones de euros, en tanto que sus pasivos o deudas alcanzaban 803.322 millones de euros, un descenso del 3,1 % respecto al mismo periodo de 2014.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios