El Estado saldrá del capital de Ebro y de Iberia tras dar luz verde a la venta de sus acciones

  • El Consejo de Ministros también autoriza a la SEPI a deshacerse de la mitad de su paquete en Red Eléctrica

El Consejo de Ministros autorizó ayer a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) a vender hasta el 2,71% de International Airlines Group (IAG), el 10% de Red Eléctrica de España (REE) y el 8,65% de Ebro Foods. En la operación, el Estado se desprenderá de un máximo de 50,2 millones de acciones de la compañía resultante de la fusión entre Iberia y British Airways, así como de hasta 13,5 millones de acciones de REE y hasta 13,3 millones de títulos de Ebro Foods.

Tras las ventas, la SEPI abandonará el capital de estas compañías, salvo en el caso de REE, donde la desinversión reducirá del 20% al 10% su presencia. Su participación dentro del gestor técnico de la red eléctrica se situará en el mínimo exigido por ley. La autorización del Consejo de Ministros se produce después de que el Consejo Consultivo de Privatizaciones (CCP) considerase a finales de febrero que las actuaciones realizadas hasta la fecha por SEPI respetaban plenamente los principios de publicidad, transparencia y concurrencia en el proceso de venta.

A precios actuales de mercado, estas participaciones están valoradas en 901 millones de euros, a razón de 555 millones por la inversión en REE, 220 millones por la de Ebro Foods y 126 millones por la de IAG.

La corporación pública maneja tres opciones para deshacerse de las acciones, todas ellas aceptadas por el CCP. La primera de ellas, la más rápida, consiste en un bought deal, a través del cual la entidad elegida compraría en firme las participaciones y las colocaría posteriormente entre inversores.

La segunda vía consiste en un bookbuilding acelerado en el que la entidad elegida tendría un plazo de dos o tres días para elaborar un libro de demanda, fijar el precio y proceder a la colocación. En este caso, la entidad no compraría directamente las acciones, sino que cobraría una prima por la colocación.

La tercera posibilidad es la de ventas diarias de acciones en los mercados. La ventaja de este método es que la sociedad estatal tendría flexibilidad para controlar el precio y el volumen de ventas, y podría obtener por ello más ingresos, pero también hay un "gran inconveniente", que es el número elevado de sesiones para acometer la desinversión, según el consejo consultivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios