Los sindicatos instan al Gobierno a "reflexionar" para evitar que haya una escalada de movilizaciones

  • UGT y CCOO piden al Ejecutivo que abra en paralelo una mesa de negociación con patronal y sindicatos para buscar soluciones "concertadas".

Comentarios 7

Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, han enviado un mensaje al Gobierno para decirle que todavía está a tiempo de rectificar la reforma laboral que ha aprobado. En rueda de prensa para presentar la constitución de la Plataforma Social para la defensa del estado de bienestar, ambos líderes han subrayado que las manifestaciones de ayer en contra de la reforma laboral han sido las más importantes de la democracia.

Toxo espera que el Ejecutivo "lea bien" el mensaje de lo que ocurrió en 57 ciudades españolas y "evite" al país la escalada de movilizaciones que puede producirse si mantiene el "sostenerla y no enmendarla". Según ha manifestado, le hubiera gustado anunciar que ha recibido la llamada del Gobierno para abrir un proceso de negociación, pero ha dicho que "no es el caso, aunque está a tiempo" porque la situación de España es grave. Por ello, ha sugerido al Gobierno que durante su trámite parlamentario abra en paralelo una mesa de negociación con patronal y sindicatos para llevarlo después como enmienda al Congreso.

Toxo cree que la reforma puede "enmendarse" en varios escenarios, a partir del próximo día 8, cuando se convalida el decreto, si se abre el proceso de introducir enmiendas, ya que hay posibilidades de modificar su contenido. En este sentido, ha dicho que ya se han reunido con los diversos grupos parlamentarios y ha anunciado que el jueves lo hará también con el PP.

Al igual que declaró anteriormente, ha reiterado que el objetivo de los sindicatos no es sacar "cuanta más gente a la calle" sino buscar soluciones, "si es posible concertadas", para los ciudadanos, pero que si se cierran puertas, como lo ha hecho el Gobierno con el decreto, la movilización está justificada. Tanto para Toxo como para Méndez es preferible introducir enmiendas al texto como lo que ocurrió en 2002 cuando tras la huelga general el Gobierno tuvo que modificar la reforma laboral que había aprobado el Parlamento.

Méndez ha opinado que las multitudinarias manifestaciones reflejan un doble sentimiento por parte de la opinión pública: el de la inseguridad que tienen los ciudadanos, pero no su resignación, "la gente quiere participar y coprotagonizar un modelo de lucha contra la crisis más justo y equilibrado", ha sentenciado.

El líder de UGT se ha referido al "grandísimo alcance" de las movilizaciones no sólo en las grandes ciudades, una afluencia que puede considerarse "de las más altas de la historia de la democracia española". Ha insistido en que en la reforma hay mucha "injusticia, desequilibrio y ninguna armonía", por lo que ha pedido al Gobierno que reflexione porque ante una situación "difícil" como la actual, hay que poner "cauces" para trabajar unidos y no "a golpe de decreto".

En su opinión, imponer una reforma por decreto cuando el propio Gobierno reconoce que no se va a notar en los próximos meses ha sido "una desgraciada decisión" y lo lógico sería que durante su tramitación en el Parlamento se buscara una fórmula que le devuelva "un cierto equilibrio y armonía". La reforma lleva "frustración" a los ciudadanos, "pero es una frustración activa", ha subrayado Méndez. Respecto a la convocatoria de una huelga general ha dicho que los sindicatos determinarán qué hacer cuando el Gobierno "hable".

Cuarenta organizaciones y sindicatos se unen en defensa del estado de bienestar

Cuarenta organizaciones sociales y sindicales han firmado un manifiesto en defensa del estado de bienestar y los servicios públicos. Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, junto a representantes de dichas organizaciones han presentado el manifiesto y la constitución de la Plataforma Social, para trasladar a la sociedad el modelo social basado en la justicia y los derechos sociales y laborales.

Toxo ha dicho que esta plataforma pretende convertirse en defensa del estado bienestar, de los servicios públicos y, sobre todo, la calidad de la prestación de estos servicios, y ha señalado que está abierta a la integración de todas las entidades que compartan estos objetivos. En este sentido, ha adelantado que el día 5 habrá una reunión para establecer el primer programa de trabajo y ha asegurado que la plataforma estará "muy atenta"a los presupuestos que apruebe el Gobierno.

Méndez, por su parte, ha asegurado que se está produciendo una dinámica de degradación general de los servicios públicos y del estado bienestar y que la "definición" que se refleja en la Constitución está siendo "defraudada". Preguntados si se han unido a esta plataforma para mejorar su imagen ante la opinión pública, Toxo ha respondido que a tenor del resultado de las manifestaciones de ayer no cree que haya habido muchos mejores momentos que ahora para las organizaciones sindicales. El líder de CCOO ha subrayado que los sindicatos son "una pieza más" de esta plataforma, que tiene "vocación" de dar una respuesta desde la sociedad civil a la necesidad de defensa de un modelo que ha sentado las bases del bienestar y ahora están amenazadas.

Méndez ha afirmado que en momentos de crisis y recesión "nadie pasa por buenos momentos" y que los sindicatos no son una excepción pero ha dicho que ayer "quedó claro" que las organizaciones sindicales conectaron con la opinión pública "pese a que no pasamos buenos momentos". Los problemas de los sectores públicos y su defensa "no puede ser cometido estricto de los sindicatos" ha recalcado Méndez, para quien se requiere el concurso de todas las expresiones de la sociedad civil, "de las que somos una más". Entre las organizaciones que han constituido la Plataforma están FACUA, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) o la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), la Federación de Artistas, el Consejo de la Juventud, o la Asociación Unificada de Guardias Civiles.

En el manifiesto se expresa que la crisis ha aumentado las desigualdades sociales y que en España, a la desigual distribución de la renta se ha unido un "injusto" sistema tributario, que es "regresivo". Los firmantes del manifiesto consideran que la protección integral y la universalización de la cobertura de las prestaciones sociales son una parte "indispensable" del estado social y denuncian que las propuestas "neoliberales" están sirviendo a los poderes públicos para renunciar a su garantía. Por ello, defienden la gestión pública directa para acceder a los servicios públicos de forma "universal", para favorecer la equidad y calidad de los mismos también en el ámbito rural con una adecuada acción inspectora que evite "desviaciones en su gestión". Exigen además la reorientación de la política económica hacia criterios de "sostenibilidad y equidad" como eje de la recuperación y no basada exclusivamente en la reducción del déficit público a través del corte del gasto. Además, reclaman un sistema fiscal progresivo y el reforzamiento de la democracia a través de la negociación, la concertación y la participación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios