La suspensiones de pagos se moderan en Andalucía tras tocar fondo el ladrillo

  • Aunque en todo el año los procesos concursales se han quintuplicado, en los últimos tres meses bajaron levemente · Expertos atribuyen el descenso a que lo peor de las quiebras inmobiliarias ya ha pasado

Cuando la variación en una estadística, cualquiera, es del 372%, algo anormal ocurre. El número de procedimientos concursales, antigua suspensión de pagos, es un termómetro muy fiable para conocer el alcance de la crisis, y en Andalucía ese número fue en 2008 de 373, un 372% más que en 2007, año en el que se registraron 79. El número se multiplicó por cinco.

El nivel más alto en suspensiones de pagos lo alcanzó la región en el tercer trimestre del año pasado, con 122 empresas y personas físicas que no tuvieron más remedio que acudir a un procedimiento judicial para resolver sus deudas. Los datos del último trimestre, sin embargo, dan un pequeño respiro. Tras subidas continuadas y sin freno, se ha notado un leve descenso el registro, con 112 procedimientos, según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística. Raimon Casanellas, presidente del Registro de Economistas Forenses (REFor), órgano del Consejo General del Colegio de Economistas especializado en el ámbito de los procedimientos judiciales, cree que "probablemente ya se ha comenzado a amortizar en Andalucía el parón de la construcción, sobre todo en la costa, que es donde más se sintió". El tirón de este sector, y del inmobiliario, propició que superara en suspensiones de pagos a la industria en 2008. En Andalucía, a tenor de los datos, y por ahora, parece haber tocado fondo. Por provincias, son Málaga, Sevilla y Cádiz, en menor medida, las que más han sufrido las quiebras.

A nivel nacional, la estadística anual es menos sangrante que la andaluza, pero no así la del último trimestre de 2008. Así, en el último año se triplicó el número (2.902, un 197,3% más), y en los últimos tres meses se incrementó respecto al verano un 41%. Por primera vez en la historia el número de concurso de acreedores supero en un trimestre el número de mil (1.082). Hasta diciembre de 2007, esta cifra había oscilado siempre en estos periodos entre 200 y 300 procedimientos. Por comunidades autónomas, el último periodo del año ha sido especialmente duro para Cataluña (264 quiebras), Madrid (159) y Comunidad valenciana (115). Detrás está Andalucía, con 112. En el cómputo anual, nuestra región pasa de la cuarta a la tercera posición (373), solamente detrás de Cataluña (681) y la Comunidad Valenciana.

A pesar de que sean las grandes firmas, especialmente inmobiliarias, las que abran telediarios y llenen páginas de periódicos, lo cierto es que es el pequeño negocio el realmente afectado. La inmensa mayoría de las empresas que se declararon en quiebra tienen un volumen de negocio de menos de dos millones de euros y cada vez son más las personas físicas sin actividad empresarial, es decir, familias, las que recurren a un procedimiento que puede suponer la pérdida del patrimonio o embargos durante toda la vida. Los datos son muy elocuentes: hasta 374 personas en toda España (55 en Andalucía) se enfrentaron a esta situación en 2008, lo cual supone un aumento de un 289% respecto a 2007. El incremento, en el ámbito empresarial, fue de más de cien puntos menos, un 187,3%.

Tanto en personas físicas como en empresas el volumen adeudado es cada vez mayor, y hay un dato que refleja esa situación. Desde que en 2004 se aprobara la ley concursal, el número de procedimientos ordinarios, para los cuales es necesario un pasivo de más de un millón de euros, ha sido menor (2.907) que el abreviado (2.998), que se solventa con una deudo inferior. Sin embargo, en el cuarto trimestre fueron 594 ordinarios y 488 abreviados. Todo un síntoma.

Por sectores, la construcción (632 concursos en toda España) le ha ganado esta triste partida a industria y energía (576), sector que históricamente había encabezado la estadística. Por detrás se situaron inmobiliarias y servicios anexos (490) y comercio (377). Los menos afectados por la crisis en 2008 fueron la hostelería (48) y agricultura y pesca (sólo 32). El Registro de Economistas Forenses ha detectado, por primera vez, la presencia de "nuevos perfiles de empresa", como consultores tecnológicos, empresas de cosmética, intermediarios textiles, concesionarios de automóviles o asesores de marketing. Aparecen, incluso, un campo de golf y una firma de tratamientos de estética con láser.

2.902

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios