Por un turismo sostenible en Andalucía

  • La FAMP, con la colaboración de la Junta, ayuntamientos, patronatos y diputaciones, presenta un proyecto que tiene como objetivo impulsar a nivel local el "respeto al patrimonio natural y cultural" de la comunidad

Comentarios 1

Los tiempos avanzan, la crisis golpea y el viajero se vuelve más exigente y consciente del entorno que le rodea. En un escenario así, el turismo se ve obligado a renovarse y evolucionar hacia un modelo más amable, menos devorador, más respetuoso con el medio ambiente. De ahí nace la Estrategia local para un turismo sostenible, proyecto en el que ha invertido un año la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y que tiene como objetivo construir un nuevo concepto de política local turística que garantice "el respeto al patrimonio natural y cultural" de Andalucía.

Así lo afirmó ayer en Málaga el presidente de la FAMP, Francisco Toscano, durante la inauguración de las jornadas en las que se presentó este plan, en cuya elaboración han participado la Junta, ayuntamientos y patronatos de turismo de la región, así como las ocho diputaciones andaluzas.

Esta estrategia, que deberá ser aprobada en Pleno de los consistorios que quieran adherirse a ella, gira en torno a la eficiencia en el uso de los recursos, la calidad de vida de los habitantes de los destinos y la consideración de la capacidad de acogida de turistas de determinadas zonas. Todo ello regado por principios de "planificación, innovación y autenticidad local".

En este sentido, el consejero de Turismo, Luciano Alonso, insistió en la "necesidad" de poner en marcha iniciativas que incidan en una gestión sostenible para reforzar "la singularidad y diferenciación de los destinos andaluces", mejorando su posición en los mercados. "No queremos hacer un agosto, sino disfrutar de muchos agostos respetando nuestro entorno e incorporando conceptos verdes", manifestó. Expuso a las Cuevas de Altamira como ejemplo a no seguir, "cerradas porque nadie pensó que debería frenarse su explotación", precisó.

Asimismo, Alonso destacó el grado de ejecución del Plan General de Turismo Sostenible 2008/2011, que aglutina actualmente 81 programas que benefician ya a más del 80% del territorio andaluz y han generado una inversión total cercana a los 930 millones de euros. "El turismo no vinculado a la sostenibilidad puede ser interesante en el presente y pobre en el futuro", apostilló.

El presidente de la Diputación de Málaga, Salvador Pendón, subrayó la necesidad de un turismo sostenible, ya que "en muchas ocasiones el turismo ha sido entendido, sobre todo en el litoral, como una actividad depredadora". No obstante, aclaró que "no todo es perverso" y añadió que las actividades turísticas "se están convirtiendo en un elemento que complementa económicamente a los municipios".

Toscano, mientras, aseguró que la importancia del sector turístico es "incontestable". Así, indicó que la capacidad de las localidades de adaptarse a los nuevos escenarios "no es un reto baladí", de ahí la relevancia dada a la Estrategia local para un turismo sostenible y a la utilización de las nuevas tecnologías "como herramienta para la toma de decisiones". "Los municipios son los mejores conocedores de sus territorios y tienen que ser parte activa en el proceso de consolidación, involucrándose en la sostenibilidad turística", señaló el presidente de la FAMP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios